Avance de Dawnshard (Esquirla del amanecer) y otras novedades

Qué gran semana esta para el fandom del Archivo de las tormentas. Hemos disfrutado de los nuevos capítulos de avance del Ritmo de la Guerra, estamos asistiendo emocionados a las últimas horas de la campaña de Kickstarter de la edición X Aniversario de The Way of Kings, y además, hemos recibido una nueva newsletter de Brandon con el avance del prólogo de Dwanshard (Esquirla del amanecer) que está escribiendo para la campaña.

En cuanto al orden de lectura, Dawnshard se sitúa entre Juramentada y El ritmo de la Guerra, y se puede conseguir en la campaña de Kickstarter de Brandon durante las próximas horas (más adelante se podrá adquirir en su tienda). Está incluida en versión digital en el tier de 10$, y en físico en otros tiers. Tenéis toda la información aquí.

Además, por primera vez, Brandon compartirá los borradores de la novella para que podamos ver su proceso de escritura, y estarán incluidos en el paquete digital que recibirán todos los patrocinadores a partir del tier 1.

Disfrutad de la newsletter, ¡y de la traducción del prólogo incluida al final!

 

newsletter avance esquirla del amanecer (dawnshard) y otras novedades

PUBLICADO ORIGINALMENTE POR brandon en su newsletter, EL jueves 8 de agosto DE 2020

Introducción

¡Hola a todos! Quiero pediros disculpas por enviar esta segunda newsletter cuando ha pasado tan poco tiempo desde la anterior. Intentamos enviar unas pocas al  año, para no colapsar vuestro buzón. Tenemos muy en cuenta la confianza que habéis depositado en nosotros al facilitarnos vuestra dirección de correo electrónico.

Dicho esto, y como este es un año del Archivo de las Tormentas, me pareció indicado enviar otra newsletter. Abajo encontraréis algunos capítulos de muestra de la novella en la que estoy trabajando actualmente, así como noticias sobre la campaña de Kickstarter, la fiesta de lanzamiento, y el avance de los capítulos de muestra del nuevo libro.

Estáis recibiendo este email porque os registrasteis en mi web. Si queréis que os informe cuando vaya a hacer una visita cerca de donde vivís, os sugiero que reviséis vuestras preferencias de suscripción y veáis si tenemos registradas las áreas metropolitanas correctas. Obviamente, esto es una parte completamente opcional de pertenecer a la lista de distribución. Las newsletters que mando globalmente a la lista llegan únicamente tres o cuatro veces al año.

Kickstarter de The Way of Kings 

Empecemos por la campaña de Kickstarter. Para quienes no lo sepáis, estamos llegando al final del Kickstarter para la edición encuadernada en piel del libro original de The Way of Kings. A la vez, estoy escribiendo una novella enmarcada en el mundo del Archivo de las Tormentas. Ahora mismo estamos a poco más de un día de finalizar la campaña, por lo que quería recordároslo una vez más.

Pulverizamos todas nuestras metas originales, y tuvimos que inventar unas nuevas. A estas alturas, los participantes están consiguiendo un montón de coleccionables. Echad un vistazo, en caso de que no lo hayáis hecho ya. Creo que las últimas dos metas son muy guay, y nos estamos acercando al punto de desbloquearlas.

Esta noche haré el último livestream para apoyar la campaña. Podéis pasaros a verlo. Dan Wells estará de visita, y cada uno contará historias sobre el otro, y a disfrutar el tiempo juntos. Ambos fuimos compañeros en la universidad hace ya muchos años, e intentamos lanzarnos al mercado a la vez, así que tiene un montón de anécdotas entretenidas sobre aquellos tiempos (incluso de antes de que yo escribiera el primer borrador de Way of Kings).

Si tenéis curiosidad sobre los livestreams anteriores, esta puede ser una buena ocasión para acercarse. Podéis verlos en mis canales de YouTubeFacebookTwitter, y Twitch. También podéis encontrarme en Instagram, pero su streaming no es una opción ahora mismo. 

Varios de vosotros os habéis puesto en contacto tanto conmigo como con mi equipo para preguntar sobre la posibilidad de enviar a otros países que originalmente no estaban incluidos en el Kickstarter. Hemos investigado diferentes transportistas y hemos encontrado una solución que pensamos que funcionará para llegar a algunos destinos concretos. Así que si estabais interesados en participar en la campaña pero no podíais por temas de restricción en los envíos, hemos añadido los siguientes países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, India, México y Perú. Por favor, visitad la página de Kickstarter para ver la sección de envíos especiales en la página principal para tener información más completa.

Fiesta de lanzamiento de Rhythm of War

He recibido muchas preguntas sobre este tema, y por eso pensé que era importante ofreceros a todos una actualización. Vamos a hacer una fiesta de lanzamiento para El Archivo de las Tormentas cuatro en formato digital. Quizás, si se produce un milagro, el virus pase y lo reconsideremos, pero por ahora estamos enfocados a una fiesta de lanzamiento únicamente virtual.

Para que esto sea posible, voy a firmas una TONELADA de libros por adelantado, y enviarlos a varias librerías en Estados Unidos. En el caso de Reino Unido, he firmado páginas que se incluirán en los libros. La idea es tener una lectura digital, una charla, sesión de preguntas y respuestas, y puede que charlas con artistas invitados. Todo lo que habríamos hecho en persona, pero en vez de hacerlo en persona, será online.

A petición de los editores, parte (o toda) la fiesta puede verse limitada a las personas que compraran el libro a través de las librerías asociadas. Entiendo que esto pueda ser frustrante para quienes compren en otro lado, y estoy intentando tener esto en consideración. Con todo, muchas de estas librerías dependen de eventos de lanzamiento con autores para seguir funcionando (realmente podrían llegar a enfrentarse al cierre sin esta ayuda). Así que  es probable que al menos parte del lanzamiento esté organizado para ayudarles. Al final, esta será una decisión de los editores, pero quería que lo supierais.

En las próximas semanas daremos más detalles al respecto. Esos detalles incluirán cómo hacerse con las copias numeradas (es probable que todas las copias que se vendan a través de esas tiendas estén numeradas, aunque no creo que pueda hacer que las copias en Reino Unido lo estén).

Capítulos de avance del Ritmo de la Guerra

Al igual que con el anterior libro del Archivo de las Tormentas, estamos lanzando capítulos de avance. Tor.com compartirá uno o dos cada semana hasta la salida del Ritmo de la Guerra en noviembre.

(N.T.: recordad que gracias a Nova y a Manu Viciano, nosotros estamos compartiendo los capítulos en español, haciendo una lectura conjunta, y comentándolo tanto en CosmereCast —disponible tanto en nuestro canal de YouTube, como en audio en las plataformas de iVoox, Spotify y PocketCasts— como en nuestro foro y en nuestro discord).

Muchos de vosotros, simplemente queréis esperar a que salga el libro para leerlo entonces. Y desde luego, ¡no puedo culparos! Aún así, vale la pena que sepáis que la discusión sobre ellos está muy viva en Reddit. Suelo poner una nota después de que se publique cada capítulo, y Tor.com tiene a dos de los lectores beta debatiendo sobre los capítulos en artículos separados.

Nos gustó como la última vez, esto dio pie a una especie de conversación sobre el “nuevo capítulo semanal” del libro hasta el lanzamiento. Me resulta divertido ver las respuestas de la gente al desarrollo de los capítulos.

Aquí podéis ver todos los capítulos publicados hasta el momento. En el momento de mandar este email, ya se han lanzado el prólogo y el capítulo uno, los capítulos dos y tres, y los capítulos cuatro y cinco.

Si estáis interesados en seguir las discusiones sobre la lectura de Lyndsey Luther y Alice Arneson, podéis encontrarlas aquí. Prólogo y el capítulo uno, capítulos dos y tres, y capítulos cuatro y cinco.

(N.T.: No vamos a traducir los capítulos de discusión, porque estamos ya organizando nuestros propios debates, como hemos comentado un poco más arriba, por lo que esos posts están disponibles únicamente en la web de Tor en inglés).

Aquí están los hilos en Reddit con mis anotaciones para el prólogo y el capítulo uno, los capítulos dos y tres, y los capítulos cuatro y cinco.

Ficción exclusiva: prólogo de Dawnshard (Esquirla del Amanecer)

Junto a la campaña de Kickstarter estoy escribiendo una nueva novella que se ubica entre los libros tres y cuatro del Archivo de las Tormentas. Estará protagonizada por Rysn y Lopen, pero también contiene otro personaje familiar que hace una breve aparición durante el prólogo.

Todas las personas que participan en uno de los tiers del Kickstarter reciben una copia de la novella, que se les envía en ebook libre de DRM tan pronto esté lista (con suerte, en octubre).

Aquí podéis echar un primer vistazo. O aviso de que está poco pulido. Este es un primer borrador. Gracias a que hemos desbloqueado la meta adicional apropiada, prepararé todos los borradores del libro para enviároslos también, y así podréis ver las diferentes versiones y cómo han evolucionado.

Prólogo

Nada podía compararse a la experiencia de colgar de la jarcia, a varios metros de altura, con el fresco aire del mar en tu rostro, mirando a un horizonte infinito de resplandeciente agua azulada, sintiéndote como si estuvieras en una carretera. Una invitación, únicamente para ti.

La gente temía la mar, pero Yalb jamás había llegado a comprenderlo. La mar era tan abierta, tan hospitalaria. Solo tenías que demostrarle un poco de respeto, y te llevaría allá donde desearas ir, te alimentaría durante el camino, y por la noche, te arrullaría con sus canciones hasta que te durmieras.

Allí colgado, tomó una amplia bocanada de aire, sonriendo de oreja a oreja. Así es, no había nada en la vida capaz de compararse con momentos como aquel. Pero la posibilidad de sacarle unas esferas al chico nuevo… bueno, eso se le acercaba bastante.

Dok colgaba de la jarcia con el tenso agarre de un hombre que no quería caer, no con el control suelto de un hombre que sabía que no iba a ser así. El tipo era competente, para ser un alezi. Muchos de ellos no habían llegado a poner jamás un pie en un barco, salvo para cruzar algún charco concreto o dos. Este chico no solo sabía distinguir estribor de babor, sino que se le podía permitir amarrar sin problemas, y sin que se ahorcara en el proceso.

Pero se aferraba con demasiada fuerza. Y se agarraba al lateral del barco cuando se balanceaba. Y se había mareado al tercer día. Pero lo conseguiría. Al principio necesitaría una buena novatada o dos, algo beneficioso para un hombre. Si la reina alezi quería entrenar a más gente para navegar, entonces no podía zafarse de aprender eso también. Era educativo.

—¡Allí! —dijo Yalb, recostándose y apuntando con una mano mientras permanecía colgado, balanceándose en el aire—. ¿Lo ves?

—¿Dónde? —respondió Dok, trepando un poco más arriba para otear el horizonte.

—¡Justo allí! —dijo Yalb, señalando una vez más—. Un spren grande, emergiendo del agua justo donde refleja el sol.

—No —dijo, Dok.

—Uh. Está justo ahí, Dok. El enorme marinerospren. Imagino que no…

—¡Espera! ¡Lo veo! —se cubrió los ojos, echándose hacia delante sobre la jarcia, casi como lo haría un marinero de verdad. Ciertamente, seguía aferrándose con demasiada fuerza, pero casi lo tenía—. ¿Un enorme spren amarillo? ¿Que sobresale del agua?

Yalb le observó con una burlona conmoción, y luego entornó los ojos, trepando un poco más.

—Has adivinado el color —dijo Yalb.

—No, puedo verlo —respondió Dok—. Tiene grandes tentáculos que sobresalen del agua, ondeando en el aire. Y… y una brillante raya roja sobre su espalda.

—Vaya, arrójame por la borda y llámame pez. Si puedes verlo, ¡imagino que eres un marinero de verdad! —rebuscó en su bolsillo y sacó unos cuantos chips para Dok.

Un poco de cera para facilitar el siguiente paso, conseguir que Dok apostara en cada vez más manifestaciones del supuesto «marinospren». Hasta revelar que no existía tal cosa, después de apostar una cantidad diez veces superior, y que todo el mundo se echara unas buenas risas.

No era algo cruel. Tal y como lo veía Yalb, si alguien era tan inocente como para que le gastaran una jugarreta, al final acabaría perdiendo todas sus esferas con alguna persona. Así que, ¿por qué no perderlas con un compadre? Era una muestra de amistad asegurarte de que tus amigos se hicieran con el dinero. Además, guardarían las esferas para pagar a todos, Dok incluido, varias rondas una vez en tierra. Una vez has emborrachado a tus compañeros, ahí es cuando te convertías en un marinero de verdad. Y, cuando estuvieran lo suficientemente borrachos, a lo mejor todos verían un montón de brillantes spren amarillos con tentáculos.

Dok se recostó, descansando sobre la jarcia.

—¿Es verdad que naufragaste una vez, Yalb?

—El barco naufragó. Y yo simplemente estaba por allí.

—No es lo que he escuchado —respondió Dok, con la voz ligeramente marcada por un acento alezi—. Escuché que todo el tormentoso barco desapareció bajo tus pies.

—Bueno, a ver, técnicamente me tragué la mitad del océano antes de que alguien me pescara. En aquel momento no era exactamente un testigo fiable, ¿no?

Y encontraría al marinero que iba contando esa historia y cosería su hamaca hasta dejarla cerrada. Sabían que a Yalb no le gustaba hablar de la noche cuando se hundió el Placer del Viento. Había sido un buen barco, con mejor tripulación. De todos ellos, solo tres habían sobrevivido. Y todos habían contado la misma terrible historia. La misma historia que Yalb recordaba.

Asesinos en la oscuridad. Algo peor que un motín. Y entonces… el barco entero, desapareció. Durante meses había creído que estaba loco. Y luego el tormentoso mundo entero se volvió loco, los portadores del vació regresaron, una nueva tormenta arrasando, y todos se enzarzaron en guerra.

Así que ahora tenía alezi en su barco. E iba a tratarlos bien, tratándolos mal. Yalb se recostó un poco más, intentando recuperar el buen humor mientras señalaba con el dedo.

—Ahora que puedes ver marinerospren, puedes… —Yalb frunció el ceño.

¿Qué era aquello que estropeaba la infinita belleza azul?

—¿Que? —preguntó Dok ansioso—. ¿Puedo qué, Yalb?

—Silencio —respondió Yalb, trepando hasta el puesto de vigía para hacer señas a Brekv, que estaba de guardia—. ¡Quince grados al este!

Brekv se giró parar mirar en esa dirección, alzando su catalejo. Y entonces, maldijo en voz baja.

—¿Qué? —preguntó Yalb.

—Barco. Escorado a babor. ¿Cómo lo has detectado?

—¿Qué bandera ondea?

—Ninguna —dijo Yalb, pasándole el catalejo.

Una mala señal, pero no peor que la del propio barco que estaba allí. Con esa guerra en marcha, serían pocos los que navegaran en solitario. Los que no habían sido requisados querrían una escolta. Yalb encontró el barco tras examinar un poco. No había tripulación en  la cubierta. Tormentas.

Devolvió el catalejo, y se deslizó hacia abajo por la bolina, pasando junto a Dok, que le miraba sorprendido. Yalb saltó de la cuerda, y salió corriendo hacia el puesto del capitán tan pronto cayó sobre la cubierta, donde llegó de tres brincos, saltándose la mitad de los escalones.

—¿Qué? —preguntó la capitana Smta. Era una mujer alta, con las cejas rizadas a juego con su pelo, y la mano firme sobre el pasamanos.

—Barco —dijo Yalb—. Sin tripulación en cubierta. Quince grados al este.

La capitana miró a la timonel, y asintió. El barco viró en esa dirección.

—Prepara un grupo para el abordaje, Yalb. En caso de que tu especial experiencia sea necesaria.

Especial experiencia. Los rumores no eran ciertos, pero todo el mundo los creía. Que Yalb había navegado en un barco fantasma durante años, y que había caído al mar cuando terminó por desvanecerse. Había un motivo por el que nadie contrataría a los tres supervivientes juntos, y cada uno tuvo que seguir su propio camino.

Pero él no dijo nada. La capitana fue bondadosa al aceptarle cuando nadie más lo hubiera hecho. Así que si esas eran sus órdenes, él acataría. De hecho, aunque era un simple marinero sin rango, incluso el teniente esperaba sus órdenes cuando finalmente se acercaron al extraño barco. Las velas estaban todas rotas y desgarradas. La embarcación estaba escorada en el agua, y la cubierta se hallaba completamente desierta incluso de fantasmas.

No deberían haberse preocupado tanto. No desaparecería bajo sus pies mientras lo exploraban. Un ahora de búsqueda más tarde, regresaron con las manos vacías. No había rastro del cuaderno de bitácora, ni tampoco de la tripulación, viva o muerta. Tan solo un nombre. Primeros Sueños, el barco privado del que el teniente recordaba haber oído hablar. Se había esfumado cinco meses antes durante el viaje a una isla prohibida, los escollos únicamente surgieron después de que llevara varios meses desaparecido.

Mientras Yalb esperaba a la capitana y a los demás para debatir, se reclinó sobre la barandilla y contempló el desafortunado barco, que flotaba en solitario a la deriva. ¿Era el destino? Un hombre cuyo barco había desaparecido, ¿y un barco cuya tripulación había desaparecido? La capitana querría soltar la vela de repuesto y traerla de vuelta. Estaba seguro. Con la guerra, se necesitaba cada barco y, de algún modo, este todavía era digno de los mares.

Lo iban a poner en él. Lo sabía. La mismísima tormentosa reina podría llegar a exigirlo.

Ciertamente, la mar era una amante extraña. Abierta. Hospitalaria. Seductora.

A veces, demasiado.

About Author

Apasionada de los comics sea cual sea su procedencia. Amante de los libros de fantasia y ciencia ficción. En sus ratos libres ve series, juega a juegos de mesa, a LoL, y algún que otro MMO. Súper fan de las obras faraónicas, del “nada es imposible”, y del “esto se puede mejorar”, es un pelín obesesiva con el orden y la organización. A la que te descuidas, está haciendo listas de nuevas tareas y calendarios. Suele intentar salir a comprar ropa, pero por algún motivo extraño acaba siendo abducida siempre por una librería antes de llegar, y rara vez lo consigue. Colecciona libros como souvenir de sus viajes, y cuando está en Barcelona, le encanta salir de caza por el Mercado San Antonio, y visitar Gigamesh. Incansable planificadora, editora, traductora, y redactora. - I will unite instead of divide. I will bring men together. I will take responsibility for what I have done. If I must fall, I will rise each time a better man.

Leave A Reply