Tributo a Robert Jordan

Si hoy podemos disfrutar de la amplia variedad de mundos de fantasía y ciencia ficción que nos envuelve a nuestro alrededor, en forma de novelas, de comics, de películas, y de juegos, es en gran parte gracias a personas insignes, pioneras, que sirvieron de inspiración para otros tantos creadores.

Fue el caso de Tolkien con El Señor de los Anillos, fue el caso de Margaret Weiss y Tracy Hickman con Dragonlance, y sin duda alguna, brillando como otra estrella de ese firmamento que ha iluminado las vidas de tantos de nosotros, es el caso de Robert Jordan y su Rueda del Tiempo.

Robert Jordan

Hoy, en el décimo aniversario de su fallecimiento, hemos querido hacer un pequeño homenaje a su trabajo a nuestra manera, dada la especial relación con nuestro querido Brandon Sanderson, quien tuvo el privilegio de escribir los últimos volúmenes de la saga, y por ello, durante los días venideros iremos compartiendo contenido que hemos estado recopilando.

Si existe alguna belleza adicional, más allá del disfrute inmediato de una obra de arte, es sin duda el hecho de que esta pueda perdurar en el tiempo.

Y como arte, la literatura también perdura y reverbera a través de los años, con cada nueva persona que se adentra en un mundo lleno de palabras, siguiendo el curso de la historia escrita por su autor, de hoja en hoja.

Cuando un autor fallece, nos inunda la tristeza, pero siempre queda el consuelo de volver la mirada al universo eterno que ha creado, que una vez visitado en las novelas, perdura dentro de nuestro corazón.

Lo visitamos, lo compartimos, y con ello contribuimos a que perviva, para siempre.

Especial Robert Jordan - Parte 1

Brandon Sanderson y Harriet McDougal

En esta serie de artículos especiales sobre La Rueda del Tiempo, vamos a hacer un viaje en retrospectiva desde el triste fallecimiento de Robert Jordan, y todos los sucesos que desencadenaron que Brandon Sanderson aceptara el encargo (y desafío) de concluir la saga que se vio huérfana tan aciagamente.

Hemos hecho una selección de artículos que incluyen los posts que escribiera Brandon sobre sus reflexiones tras el proceso de escritura de las tres entregas finales de la saga, así como varios vídeos que publicó Tor en su día, y que hemos recuperado para subtitularlos, más un especial adicional sobre el también desaparecido Darrell Sweet, ilustrador original de las portadas de La rueda del tiempo, y una pequeña recopilación de la labor de varios ilustradores mundialmente famosos que trabajaron en las portadas para la edición digital, con un resultado tan excelente como remarcable.

Para esta primera entrega, hemos elegido al vídeo de Tor que hace un breve repaso a la vida de Robert Jordan; el panegírico que escribió Brandon Sanderson, y el vídeo con la entrevista realizada por Tor a Harriet y Brandon, donde se explica cómo se conocieron, y la primera toma de contacto.

Especial Robert Jordan: La historia de Robert Jordan

Publicado originalmente por Tor Forge el 7 de diciembre de 2012, subtitulado por Cosmere.es

Especial Robert Jordan - Panegírico, adiós, Sr. Jordan

Publicado originalmente por Brandon Sanderson el 19 de septiembre de 2007

Mi carrera, así como la de muchos jóvenes escritores de fantasía, se ha visto profundamente influenciada por Robert Jordan, y saber de su fallecimiento ha sido una tragedia para la comunidad entera.

Aún puedo recordar la primera vez que vi El ojo del mundo en la estantería. Estaba en mi tienda de cómics local, que era donde compraba los libros de fantasía. Había ido a por la nueva entrega de la saga Guardians of the Flame, y mientras estaba rebuscando en la estantería de nuevos libros de bolsillo, vi aquella ENORME novela de fantasía.

Era tan grande que asustaba, y no la compré (lo cual me resulta particularmente irónico, ya que ahora publico de forma regular libros de 250.000 palabras o más). Aún con el paso del tiempo, casi puedo SENTIR aquel momento, de pie y sujetando el libro entre mis manos, escuchando cómo alguien tocaba una versión de Cadash (N.T.: un videojuego que combinada el rol con las plataformas, de 1989) de fondo.

El ojo tenía una hermosa portada de Darryl Sweet. Por lo general no suele gustarme mucho como artista, pero con El ojo del mundo, recuerdo porqué se convirtió en el gran nombre que es a día de hoy. Recuerdo abrir las tapas y ver la segunda ilustración en la guarda, y preguntarme si acaso no era una portada descartada.

En cualquier caso, me enamoré de la portada. La sensación de la tropa marchando, Lan y Moraine orgullosos, mirando hacia adelante… La portada transmitía epicidad.

Me hice con el libro pocas semanas más tarde, y me encantó. Me sentí feliz cuando, varios años después, el siguiente libro fue piblicado en tapa dura. No pude permitírmelo entonces, pero para cuando se publicó El dragón renacido, pude permitírmelo en tapa dura, así que lo compré. Ha sido mi tradición desde entonces, los compro (aunque no haya leído los últimos dos todavía), mientras esperaba la conclusión de la saga.

Aún hoy sigo creyendo que El ojo es uno de los mejores libros de fantasía jamás escritos. Es la imagen de una era, del punto álgido del género de la fantasía épica que viene madurando desde que Tolkien lo iniciara en los años 60. La rueda del tiempo fue una de mis lecturas principales en los 90, e influyó fuertemente en mis primeros intentos de escribir literatura fantástica. Creo que tuvo ese efecto sobre muchos de nosotros, incluso muchos de los lectores snob de literatura fantástica fueron jóvenes cuando yo lo fui, y leyeron El ojo del mundo cuando yo lo leó.

Con el tiempo me encontré escribiendo de forma completamente antagónica a  La rueda del tiempo. No porque no me gustara Jordan, si no porque tenía la sensación de que había capturado la esencia de las historias épicas tan bien, que quería explorar otros terrenos. Si sus libros narraban una serie de acontecimientos donde los personajes viajaban alrededor del mundo, empecé a planificar las mías en ciudades concretas. Si sus historias en centraban en campesinos que se convertían en reyes, las mías hablaban de reyes que se habían convertido en campesinos. Una de ellas fue Elantris.

Sólo vi a Robert Jordan en una ocasión. Por aquel entonces, había empezado a frecuentar las convenciones. Podríais decir que me transformé en un escritor itinerante; había desarrollado mi estilo, y me encontraba intentando aprender sobre el negocio. Un año, en el World Fantasy (creo que fue en Montreal), vi un hombre que con barba y que llevaba sombrero, andar por el pasillo fuera de una de las salas de convenciones. Estaba solo, pero llamaba la atención, caminando con su bastón. Nunca le había visto sentado en las mesas redondas, y aun así tenía la impresión que de que debería resultarme familiar. Me dirigí a la persona que estaba a mi lado y pregunté.

“¿Ese?”, dijeron conforme su figura desaparecía doblando la esquina. “Ese era James Oliver Rigney, Jr.”.

“Esto… Vale.”

“Robert Jordan,” dijeron. “Ese era Robert Jordan”.

Con el tiempo recibí una oferta para uno de mis libros de un editor que había conocido durante esa misma World Fantasy. Mi agente sugirió que nos la jugáramos, utilizando esa oferta como cebo para conseguir un trato con otro editor. Pero, esta oferta provenía de Tor. Los editores de Robert Jordan. Quince años después de coger aquella primera copia del Ojo del mundo, todavía sentía la influencia de Jordan. Tor era su editorial. Y ellos REPRESENTABAN la fantasía para mí. Era donde quería estar.

Acepté el trato.

Ahora, Jordan se ha ido. Estoy convencido de que muchos ven aquí una oportunidad, no una tragedia. ¿Quién es el presunto heredero? Me imagino como muchos autores habrán enviado email a los editores el lunes, preguntando si se necesitaba a alguien para acabar la saga de La rueda del tiempo. Incluso si ninguno de ellos resulta elegido para la tarea, seguirá existiendo la sensación de que Tor necesita promover a alguien para que llene ese vacío entre sus filas.

Y aun así, estoy aquí sentado, pensando que algo HA CAMBIADO. Algo se ha perdido. Algunos le odiaban, Sr. Jordan, alegando que usted representaba todo lo terrible de la fantasía popular. Otros le reverenciaban como la única persona que la ENTENDIÓ.

Personalmente, yo tan solo me siento en deuda con usted. Usted me enseñó lo que era tener visión y amplitud de mira en una serie de literatura fantástica, y me enseñó lo que se podía conseguir. Sigo pensando que sin su éxito, muchos jóvenes autores como yo mismo, jamás habrían tenido una oportunidad para publicar sus sueños.

Se va tranquilamente, pero nos deja temblando.

Brandon Sanderson

Especial Robert Jordan - Entrevista con Harriet McDougal y Brandon Sanderson

Publicado originalmente por Tor Forge el 1 de octubre de 2009, subtitulado por Cosmere.es

Y en el próximo episodio, la historia de cómo Brandon se hizo con las anotaciones de Robert Jordan.

¡Muchas gracias por acompañarnos en este emotivo viaje!

Facebook
Google+
Twitter

About Author

Ysondra

Leave A Reply