Los parshendi: ¿portadores del vacío o víctimas?

Los parshendi: ¿portadores del vacío o víctimas?

Miércoles 1 de noviembre de 2017, por Paige Vest, originalmente publicado en Tor.com

Lectores, os escribo hoy con el ritmo de la precaución (no lo busquéis, me lo he inventado), ya que este artículo contiene spoilers de los dos primeros libros de la saga El Archivo de las Tormentas, de Brandon Sanderson. Si no los habéis leído, ¿qué hacéis aquí todavía? Id a leer, ahora. Me daréis las gracias. Mucho, mucho.

Si habéis leído las primeras dos entregas de la saga, pero hace mucho y los detalles están algo borrosos, no os preocupéis. Hay MUCHOS detalles. Permitid que os redireccione a los excelentes artículos de relectura para El Camino de los Reyes y Palabras Radiantes, así como al artículo de refresco “Antes de Oathbringer”.

Tened en cuenta que este artículo no contiene información de los primeros capítulos de Oathbringer que han sido publicados hasta la fecha. Por lo que si loe estáis evitando, este artículo aún es seguro. Si no los estáis evitando, por favor, evitad los spoilers en los comentarios. ¡Mil gracias!

¿En cualquier caso, quiénes son los parshendi?

Tal como sabemos tras nuestras numerosas relecturas de los primeros dos libros de la saga, los parshendi fueron descubiertos por Dalinar mientras cazaba. Dio con Eshonai y su grupo de exploradores en las tierras inexploradas al sur de las Llanuras Quebradas. En la mente de los alezi, los parshendi son los primos fuertes, más inteligentes, y más despiadados de los bobos esclavos parshmenios, que habitan a lo largo de Roshar.

Hemos visto numerosas descripciones de su extraña piel marmolada negra y roja (o blanca y roja). Sabemos de sus canciones mientras luchan y cuán desconcertante ello puede resultar a los alezi. Luchan en parejas, y eventualmente descubrimos que las mujeres luchan junto a los hombres como parte de esa pareja. Esto, por supuesto, ofende las delicadas sensibilidades de los soldados alezi, quienes poseen extrañas ideas sobre el rol de cada género.

Los parshendi son increíblemente poderosos, pueden literalmente saltar a través de los abismos. Tienen caparazones parecidos a armaduras que les convierten en más duros que sus contrapartidas parshmenias. De hecho, vemos a Kaladin y al Puente Cuatro usando morbosamente el casco y el caparazón de los parshendis muertos que encuentran en los abismos, transformándolos en yelmos y corazas para protegerse durante las marchas de los puentes. Esto, por supuesto, ofende hasta puntos indecibles a los parshendi, quienes concentran sus ataques sobre el Puente Cuatro. Shen, el único parshmenio del Puente Cuatro, también se siente muy ofendido por la práctica de emplear los caparazones parshendi de esta manera.

Aun así, tener conocimiento sobre su apariencia y lo que son capaces de hacer, no nos dice quienes son, ni por qué motivo echarían a perder su recién firmado tratado con los Alezi al matar al rey. ¿Es que acaso son salvajes incultos, celosos de la riqueza de los reinos Vorin? ¿Con portadores del vacío  conquistadores, o gentes malinterpretadas, intentando sobrevivir a fuerzas superiores? ¿Cuál es la información que se nos escapa sobre esta extraña gente que los Alezi más o menos unidos, están intentando destruir? ¿Hay demasiadas preguntas juntas en este párrafo? ¿Probablemente?

Vamos a echar un vistazo a lo que sabemos hasta ahora… Y a ver qué descubrimos.

El Camino de los Reyes

Empezamos leyendo inmediatamente el término portadores el vacío en la introducción de El Archivo de las Tormentas. Conforme Szet-hijo-hijo-Vallano persigue un rey en el prólogo, reflexiona sobre lo que ha escuchado de que pueden contener luz tormentosa a la perfección, mientras que esta se filtra del cuerpo humano, mucho más poroso. También aprendemos de inmediato que la existencia de los portadores del vacío no es una certeza, aunque Szeth parece creer en ellos.

A lo largo del libro, encontramos una referencia tras otra sobre estas terroríficas criaturas. Son descritas como “horrores de roca y llamas, de metros de altura, enemigos cuyos ojos refulgen con odio”. Se dice que cazan altas tormentas, roban corazones, infectan los cultivos, robando de los desgraciados, y castigando a los locos. Acechan las ciudades en la noche “una especie de espíritu maligno que invadía los corazones de los hombres, haciéndoles cometer cosas terribles”.

Dalinar se cuestiona si la Midnight Essence que se encuentra en una visión durante una alta tormenta son portadores del vacío, y más tarde cree que tal vez haya visto cuerpos de portadores de vacío en otra visión. Llegados a un punto, incluso se cuestiona si los portadores del vacío están enviando las visiones, ya que hay historias que hablan de cómo ellos poseen los cuerpos de los hombres llevándoles a perpetrar maldades. Jasnah está investigando sobre ellos, aunque Shallan desconoce el motivo. Los cuentos infantiles les llaman “monstruos de la oscuridad” y Shallan fue inculcada en la creencia de que son supersticiones, creadas por los Lost Radiants para justificar su dominio de la humanidad.

Los ardientes opinan diferente, que los Caballeros Radiantes se enfrentaron a ellos con el fin de preservar Roshar. Incluso hay rumores de que los Radiantes vendieron la humanidad a los portadores del vacío y que “los portadores del vacío conquistaron las Tranquiline Halls y desterraron los humanos a Roshar”. Kabsal le dice a Shallan (¡porque podemos fiarnos absolutamente de todo lo que él dice!) que fueron reales, que ellos “fueron criaturas de un terrible poder destructivo, forjadas en la Damnation, creadas a partir del odio”. Él defendía que eran lo opuesto a la bondad del Todopoderoso.

Mientras le explicaba un cuento a Kaladin en el Abismo de Honor, Hoid habla de la meta de Derethil de encontrar el origen de los portadores del vacío y de coger su navío, el Wandersail, para hallarlo. Pero eso es solo otro de las entretenidas historias de Hoid, ¿no? Navani le dice a Renarin que “Los portadores del vacío vinieron una y otra vez, intentando echar a la humanidad de Roshar y llevarlos a la Damnation. Tal y como una vez forzaron a la humanidad (y a los Heraldos) a abandonar las Tranquiline Halls”.

Cuando Kaladin reflexionaba sobre el cuento de los portadores del vacío, tuvo este pequeño y enternecedor momento de reflexión: “Fue simplemente un cuento, pero los cuentos se originan en algún lugar”. Desde luego, así es. ¿Es posible, pues, llegar a la verdad a partir de los pequeños fragmentos de leyenda, historias para niños y las supersticiones de los ojos oscuros? ¿Qué son los portadores del vacío, en realidad? ¿Son abismoides? ¿Son mitos?

¿Son parshendi? Y, de ser así, ¿Andan correteando por las Llanuras Quebradas, peleándose con los alezi por las gemas corazón? ¿Por qué no están arrasando y masacrando, comiendo corazones y envenenando los cultivos? A pesar de que los parshendi ciertamente son extraños en comparación con los humanos, no tienen ojos que refulgen con odio, y no tienen metros de altura.

Con todo, tal y como Jasnah revela a Shallan al final del libro, algo ha dado origen a las leyendas. Ella cree que los “portadores del vacío poseen una correlación natural en el mundo real”. Sus notas en referencia a los portadores del vacío indican lo siguiente: “De pronto se volvieron peligrosos. Como un día de calma que se convierte en una tempestad.Seres de ceniza y fuego. Llama y alquitrán. La piel tan terrible. Ojos como pozos de negrura. Música cuando matan.

Llama y alquitrán.

Música cuando matan.

Jasnah le cuenta a Shallan que las leyendas mentían en lo referente a la humanidad echando a los portadores del vacío de Roshar, porque los humanos no se deshacen de algo útil. “No destruimos a los portadores del vacío”, le dijo a Shallan. “Los esclavizamos”.

Oh, vaaaaaaaaaya… Esclavos que se encuentran a lo largo y ancho de todo Roshar. Oh, tormentas.

Palabras Radiantes

Así que, si los parshmenios son portadores del vacío domesticados, ¿qué son los parshendi? No son seres altísimos, que cazan humanos para comérselos, pero tampoco son dóciles esclavos. Quizás, tal y como sugirió Jasnah al final de El Camino de los Reyes, son simples parshmenios “transformados súbitamente de amigos pacíficos a guerreros feroces”. Ella conjetura que algo los cambió, como sucedió durante las Épocas Heráldicas. ¿Señala la existencia de los parshendi la llegada de otra Desolación? Y, si es así, la clave para prevenir dicha desolación podría ser qué es lo que transformó a los mansos parshmenios en los aguerridos parshendi, e impedir la transformación. ¿Está chupado, no?

No fue hasta el interludio de Eshonai durante la segunda entrega de la saga que fuimos testigos del punto de vista de un parshendi. Fue entonces cuando aprendimos sobre los “oyentes”. Una vez revelado todo lo relacionado con las canciones, el apodo tiene sentido totalmente. Tienen la habilidad de armonizar sus canturreos y su habla a diferentes ritmos, como alegría y paz, ansiedad y reprimenda. Los oyentes no transmiten sus emociones a través del rostro como los humanos. Ellos entonan ritmos.

Además, los oyentes son capaces de adoptar diferentes formas, y vimos a Eshonai reflexionando sobre las diferentes características de cada una de las seis formas conocidas, todo lo que les queda de las cientos que conocieron, incluyendo la forma de esclavo, una que carece de spren y canción. ¿Suena familiar? Debería. Habla de los parshmenio, los “primos” sordos de los parshendi que son utilizados como esclavos por los humanos. También aprendimos que esos términos son de naturaleza humana. Ellos no son parshendi, son Oyentes, y los esclavos retenidos por los humanos son tan solo otra de sus formas.

Así que la única diferencia entre lo que los humanos llaman parshmenios y los parshendi es la presencia de un spren. Y conforme vamos averiguando más sobre Eshonai y su gente, aprendemos sobre su capacidad de vincular sprens. Sucede que pueden vincularse a diferentes spren adentrándose en una alta tormenta (cosa que Eshonai cree que es algo propio de su gente, quienes pertenecen a las tormentas) con la actitud apropiada, mientras cantan la canción adecuada para atraer al spren apropiado. Al hacerlo, cambian sus cuerpos, su propósito, incluso su forma de pensar. ¿Podría un oyente con forma de esclavo, un parshmenio, realizar algo semejante aún sin canción?

Durante una conversación entre Eshonai y su madre, descubrimos que su gente abandonó de forma voluntaria las formas de poder para separarse de sus dioses, cosa que les “devolvió a niveles primitivos”. Desde entonces han recuperado el conocimiento de algunas formas más, como la forma de guerra, que es la que Eshonai y muchos de los restantes oyentes utilizan para luchar contra los Alezi.

Otra de las formas que se conocen actualmente son la forma de trabajo y la forma diestra, junto a las formas originales que poseían tras abandonar las formas de poder, forma carnal y forma gris. La forma gris parece ser relativamente inútil para la sociedad de oyentes actual, aunque resultan hábiles espías. A pesar de que Eshonai no fue una líder de su gente cuando el tratado con los Alezi se firmó, han aceptado su consejo y le han otorgado el derecho de votar. Asesinaron a Gavilar Kholin como reafirmación de la elección realizada por sus ancestros de abandonar sus formas de poder.

La búsqueda de nuevas formas por parte de los oyentes es algo que todavía está en marcha en los actuales días de guerra. La Sala del Arte de Eshonai acogía oyentes intentando pintar, con la esperanza de atraer creacionspren. Ella creía que descubrir la forma de arte ayudaría a su hermana Venli, una scholar en forma diestra, a encontrar otras formas que puedan salvar a su gente. Cuando conocemos a Venli, aprendemos sobre una nueva forma que ha encontrado y que llama forma de tormenta. Eshonai expresa su frustración, ya que ella anhela la paz con los alezi y duda en usilizar una forma de poder, que es cosa de los dioses.

Eshonai desea hablar con Dalinar Kholin, para negociar la paz, pero resulta engañada por su hermana. Al final, los oyentes asesinan al rey alezi, y no serán personados. Venli insiste en que las formas de poder son su única esperanza de supervivencia, la única forma de escapar a la total destrucción de su gente. El sentimiento no parece muy de un portador del vacío, ¿no?

Venli explica que suficientes personas utilizando la forma de tormenta podrían invocar y controlar una alta tormenta y acude con su idea a los Cinco, el consejo encargado de tomar las decisiones entre su gente. Votan permitir una prueba en la que Eshonai lleve consigo durante una lata tormenta a un tormentaspren capturado, para asumir la forma de tormenta.

Oh, espera… Invocar y controlar altas tormentas, utilizando su poder… Eso resulta algo un poco aterrorizador. Así que, ¿por qué iban estos familiares de los dóciles parshmenios sin spren, aparentemente pacíficos  y muy poco semejantes a portadores del vacío, a querer controlar altas tormentas? ¿Para aniquilar a los alezi cuando menos se lo esperen? ¿Cuándo se encuentran indefensos en las mesetas, condenados a ser barridos a los abismos? ¿Es esto maldad o es un último recurso, un movimiento desesperado para salvar lo que queda de su raza?

Eshonai y Venli: un contraste

Tal como hemos sido testigos a través de los puntos de vista de Eshonai, ella lamenta el asesinato del rey alezi. Cuida de su gente y quiere la paz con los alezi, quienes han masacrado a los oyentes hasta el punto de la extinción. Incluso su disposición a vincularse con un tormentaspren y asumir la forma de tormenta era más bien una táctica de contención mientras su oportunidad para abogar por la paz.

Cuando se enfrenta al Rider of Storms con el tormentaspren liberado de su prisión engemada, Eshonai cambia de idea, aunque a esas alturas ya no importe mucho. El Padre Tormenta ha otorgó su bendición a regañadientes, el spren se vinculó a ella, y la forma se apoderó de su mente. O quizás, suprimió su mente. ¿Suplantó su voluntad? Sea cual fuera el caso, se transformó y regresó a Narak para hablar a su gente del poder que podrían llegar a poseer, la tormenta que podrían invocar. En todo momento, ella “ignoró a propósito la voz interior que estaba gritando de horror”. Es más, sus ojos eran rojos. Quizás, ¿“refulgiendo con odio”?

Abronai, de los Cinco, notó los cambios sustanciales producidos en ella, tal como hizo su amigo, Thude. Tenemos una perspectiva única, y somos testigos de la lucha interna con la Eshonai de verdad, perdida en algún punto sometida bajo la voluntad de la nueva y terrorífica forma. Clamamos por ella, por lo que queda del enemigo portador de esquirlada que, contra todo pronóstico, hemos aprendido a querer y respetar durante el transcurso del segundo libro. Queremos que prevalezca al horror en que su hermana la ha transformado. Queremos que lo supere, para encontrar la paz con los alezi. Queremos que vuelva a ser Eshonai, si es que algo así fuera posible.

Y Venli, quien se ha burlado y ha manipulado a su exploradora hermana de corazón amable que rechazaba hacerse con el mando… Venli, quien se regocijaba en el poder y que básicamente engañó a Eshonai, ¿cuál es su historia? Ella no temía a los dioses, aunque Eshonai los rehuyó en numerosas ocasiones, antes de su transformación a la forma de tormenta.

Venli era consciente de la Tormenta Eterna, mientras que Eshonai pensaba que la tormenta que ellos llamarían sería tan solo una simple alta tormenta, apareciendo de forma imprevista. Incluso con su mente alterada por la forma de tormenta, Eshonai pensaba que algo parecía estar mal, que Venli estaba demasiado cómoda con la forma, y que su hermana estaba escondiendo algo. Nosotros nos dimos cuenta, mientras Venli demostraba que era lo suficientemente despiadada como para sacrificar a aquellos entre su gente que escogieron no adoptar la nueva forma, de que ella sabía mucho más de lo que estaba dando a entender. Ella sabía lo que la forma haría a su gente. Conocía el poder que tendrían en sus manos y la tormenta que invocarían. Ella sabía que podía significar la aniquilación de los oyentes… Y aún así, dejó que sucediera.

¿Ha llegado la verdadera Desolación?

¿Qué es lo que veremos en la próxima entrega de El Archivo de las Tormentas? ¿Barrerán los parshmenios transformados la faz del continente, empujados a la masacre de toda la humanidad? Después de todo, eso es lo que dicen las historias que los portadores del vacío han intentado hacer siempre, Desolación tras Desolación. Si la Tormenta Eterna ha traído consigo la Verdadera Desolación, quizás este es el principio del fin de la humanidad en Roshar.

En las páginas de Oathbringer, veremos qué es lo que la Tormenta Eterna ha traído, qué es lo que se ha hecho con las multitudes de parshmenios esclavos en todo el continente. Veremos los horrores que Venli ha desatado en el mundo al introducir la forma de tormenta y al desatar la Tormenta Eterna.

Todos sabremos lo que son los portadores del vacío en realidad.

¿Qué pensáis? ¡Compartid vuestros pensamientos, teorías, preguntas, preocupaciones, colores favoritos y comentarios sin spoilers!

Formas y ritmos

Formas que hemos visto:

  • Forma gris: Temida forma gris, con la mente casi perdida. La más baja, y sin inteligencia.
    Para hallar esta forma, hay que olvidar el precio. Te encuentra y te lleva a la desgracia.
    (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa final)
  • Forma carnal: La forma carnal se amansa, por amor a compartir; dada a la vida, nos trae alegría. Para encontrar esta forma, hay que preocuparse. Uno debe emplear auténtica empatía. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 5)
  • Forma diestra: La forma diestra tiene un toque delicado. Dieron los dioses esta forma a muchos. Cuando los desafiaron, los dioses los aplastaron. Esta forma ansía precisión y abundancia. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 27)
  • Forma esclava, la forma sin spren, sin alma y sin canción. (…) no era una forma, sino la carencia de cualquier forma.. (Eshonai, Palabras Radiantes)
  • Forma de la tormenta se dice que causa una tempestad de vientos y lluvias, cuidado con sus poderes, cuidado con sus poderes. Aunque su llegada trae a los dioses su noche, sirve a un spren rojo sangre. Cuidado con su fin, cuidado con su fin. (De La canción de los vientos de los oyentes, estrofa 4)
  • Forma de guerra se lleva en la batalla y el gobierno, reclamada por los dioses, dada para matar. Desconocida, invisible, pero vital para ganar. Viene a quienes poseen la voluntad. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 15)
  • Forma de trabajo para la fuerza y el cuidado, los spren susurrantes respiran en tu oído. Busca primero esta forma, llevar sus misterios. Aquí se encuentra la libertad del miedo. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 19)

Formas que no hemos visto:

  • La forma sabia mostrada para la paciencia y el pensamiento. Cuidado con su innata ambición. Aunque el estudio y la diligencia traen su recompensa, la pérdida de la inocencia puede ser tu destino. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 69)
  • La forma artística para la belleza y el tono. Uno anhela las canciones que crea. La mayoría incomprendida por el artista es cierto, vienen los spren a los destinos de los cimientos. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 90); Forma de arte para colores más allá de nuestra comprensión; pues anhelamos sus grandes canciones. Debemos atraer a los creacionspren; estas canciones bastarán hasta que aprendamos. (De La canción de revisión de los oyentes, estrofa 279)
  • La forma meditación hecha para la paz, se dice. Forma de enseñanza y consuelo. Cuando la usaron los dioses, en cambio, se convirtió en forma de mentiras y desolación. (De La canción de las clasificaciones de los oyentes, estrofa 33)
  • La forma nocturna predice lo que será, la forma de las sombras, mente para prever. Cuando los dioses se marcharon, la sombra nocturna susurró. Una nueva tormenta vendrá, algún día romperá. Una nueva tormenta para hacer un mundo nuevo. Una nueva tormenta un nuevo camino que emprender; la forma nocturna escucha. (De La canción de los secretos de los oyentes, estrofa 17)
  • La forma pútrida destruye las almas de los sueños. Una forma que evitan los dioses, parece. No busques su contacto, ni oigas sus gritos, niégala. Mira por dónde andas, por dónde pisan tus pies: sobre colina o lecho rocoso de río. Contén los temores que llenan tu cabeza, desafíala. (De La canción de los secretos de los oyentes, estrofa 27)
  • Forma de humo para ocultarse y escabullirse entre los hombres. Una forma de poder, como las potencias humanas. Devuelta otra vez. Aunque creada por dioses, fue por mano de No-creados. Deja su fuerza para ser amiga o enemiga. (De La canción de las historias de los oyentes, estrofa 127); Forma de humo para ocultarse y deslizarse entre los hombres. Una forma de poder… como potencias de spren. ¿Nos atreveremos a volver a llevar esta forma? Espía. Creada por dioses, esta forma que tememos. Por contacto con No-creados soportamos su maldición, formada de la sombra… y la muerte está cerca. Miente. (De La canción de los secretos de los oyentes, estrofa 51)

Ritmos de los oyentes:

  • Diversión – Malestar – Anticipación – Ansiedad – Asombro – Apreciación – Traición – Confianza
  • Consideración – Curiosidad – Mofa – Duelo – Emoción – Irritación – Alegría – Lo Perdido – Llanto – Paz – Súplica
  • Alabanza – Recuerdo – Reprimenda – Resolución – Satisfacción – Escepticismo – Supplication – Tensión – Vientos

Ritmos de la forma de tormenta:

  • Expectación – Destrucción – Furia – Ridículo – Rencor

 

Paige pasa sus aproximadamente 41 minutes de tiempo libre al día escribiendo para competiciones de ficción rápda y trabajando en varias novelas malas. Es tan fanática de leer fantasía como de ver los partidos de béisbol de los Yankees. Vive en Verdad o Consecuenciasm NM, que es un lugar real, muy estrambótico.

Facebook
Google+
Twitter

About Author

Ysondra

Leave A Reply