Anotaciones de Elantris: Capítulo 19

No posts were found for provided query parameters.

Sí, de acuerdo. Lo admito. He empezado un capítulo con una secuencia de sueño. Sin embargo, si no os habéis dado cuenta de que era un sueño antes de llegar al final, es evidente que no habéis prestado mucha atención al resto del libro. Suele ser un buen consejo evitar las secuencias oníricas. En particular, es buena idea evitar las secuencias oníricas de flashback al principio de la novela. Lo hice de todos modos. La verdad es que me gustaba demasiado lo que hacía esta escena como para cortarla. Mi propósito no era «falsear» o confundir, sino simplemente mostrar algunas cosas que de otro modo sería imposible mostrar en la novela.

Quería mostrar el funcionamiento del AonDor sin las limitaciones actuales de Elantris. La única manera de hacerlo, de mostrarlo realmente en lugar de sólo describirlo, era tener un flashback. Así que le di a Raoden el sueño en el que es capaz de recordar los días anteriores a la caída de Elantris. Veréis que me refiero a este sueño varias veces a lo largo del capítulo, utilizándolo como ejemplo de varias cosas que Raoden considera.

En este capítulo, también me adentro un poco en la lingüística de la novela. Si habéis sido capaces de averiguar que ‘Dor’ no era un aon, entonces aquí ibais un paso por delante de Raoden. Entiendo que probablemente es un detalle demasiado pequeño como para que sea importante, pero en realidad en el libro menciono el Dor una vez antes. Es en la discusión en la que Galladon descubre que la república ha caído. Dice: «Sólo los forasteros, los que no comprenden la verdad del Dor, practican los Misterios».

Hay muchas otras pistas esparcidas por estos capítulos. Si sois lo bastante astutos, seguramente a partir de este capítulo podríais averiguar qué es lo que falla en el AonDor, y a partir de ahí extrapolar por qué la Shaod salió mal.

De todas formas, si queréis profundizar sobre lingüística, podéis ir a la sección de extras de la web. Allí tengo un ensayo completo sobre las lenguas en Elantris.

Este es el primer capítulo en el que realmente empiezo a adentrarme en el sistema de magia del libro. Habrá mucho más después. Algunas personas me han acusado de escribir ciencia ficción que se disfraza de fantasía. Eso es, por supuesto, una exageración. Me gustan los modismos de la fantasía (la caracterización profunda, la progresión más lenta de la trama, el sentido de la maravilla y la magia) mucho más de lo que me gustan sus homólogos de la ciencia ficción. Sin embargo, admito que diseño mis sistemas de magia teniendo en cuenta la ciencia. (O al menos la pseudociencia).

La idea de un sistema de magia rúnica no es nueva. He visto a otros autores escribir sistemas rúnicos muy interesantes (David Farland, por ejemplo, tiene uno especialmente bueno).

El giro que quería dar a mi novela era doble. En primer lugar, quería centrarme en lo que fallaba en la magia, lo que me permitía adentrarme en su mecánica. En segundo lugar, quería que el sistema rúnico fuera más matemático que místico. Raoden lo insinúa en el capítulo, y más adelante tendréis más información. Sin embargo, la idea de las runas que incluyen calificativos y funciones me atrajo como algo más distintivo que algunos de los otros sistemas que había visto antes.

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡Al día con todo lo relacionado con Brandon y el Cosmere!

[sibwp_form id=1]

Recibirás un correo de confirmación. Por favor revisa tu bandeja de spam en caso de que no te llegue.

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA OFRECERTE LA MEJOR EXPERIENCIA