Anotaciones de Elantris: Capítulo 17

No posts were found for provided query parameters.

De todos los libros que he escrito, creo que éste es el que más se acerca a nuestro mundo. Normalmente, cuando desarrollo culturas y lenguas, trato de no basarlas demasiado en una sociedad o raza de la Tierra. No estoy seguro de qué me llevó a hacer las cosas de forma diferente en Elantris. No es sólo la esgrima: JinDo, con sus evidentes vínculos con las culturas asiáticas, es también un buen ejemplo. Y el lenguaje de Fjorden tiene algunas referencias obvias a Escandinavia. (El nombre de Dilaf viene de Beowulf, de hecho. Le puse el nombre del heredero de Beowulf, Wilaf).

De todos modos, en este capítulo encontramos dos “préstamos” muy evidentes de nuestro mundo. Siempre me ha fascinado la esgrima, aunque nunca he participado en ella. La idea de convertir la esgrima en un deporte me intriga. Además, me pareció que el duelo ligero y formalizado era apropiado para el tono de este libro, así que aproveché la oportunidad para escribirlo. Me doy cuenta, por cierto, de que Hollywood ha hecho algunas cosas interesantes con la esgrima. La mayoría de los combates de esgrima reales son mucho más cortos y menos vistosos que los que vemos representados. Sin embargo, esto es más o menos cierto para cualquier tipo de lucha. Pensad lo que queráis, pero los combates suelen ser brutales, rápidos y no muy emocionantes de ver.

Este tipo de combates es muy apropiado en algunos libros. Sin embargo, me permití la indulgencia de hacer mis escenas de esgrima un poco más floridas de lo que uno encontraría en la vida real. Me pareció adecuado en este contexto hacer que los participantes lucharan, pararan y saltaran durante mucho más tiempo del que sería realista. Si necesitáis una justificación, podéis suponer que en Teod las reglas de la esgrima son muy estrictas, por lo que es muy difícil conseguir un punto sobre tu oponente, lo que obliga a prolongar los combates.

El otro elemento de interés en esa escena es, por supuesto, la danza ChayShan de Shuden. Como ya se ha dicho, su cultura está tomada, de forma muy evidente, de Asia. De hecho, el vínculo es tan fuerte que a algunos lectores les cuesta imaginar que sus rasgos no sean asiáticos. (Hay que señalar, una vez más, que éste no es el caso. Los JinDo tienen la piel morena. Aunque, supongo que os imaginaréis a Shuden a vuestro aire). El ChayShan es un arte marcial que ideé para que se pareciera un poco al Tai Chi, aunque el ChayShan se centra en acelerar los movimientos y ganar poder con ellos. Siempre he pensado que el Tai Chi sería más interesante si se acelerara lentamente.

La visita de Sarene a la capilla es probablemente la escena más fuerte del libro que trata de la religión korathi. Me pareció que esta escena era importante por el contraste. Hrathen, y por tanto el Shu-Dereth, tiene bastante tiempo en pantalla. Por desgracia, Sarene y Raoden no son tan religiosos como Hrathen. Considero que ambos son creyentes, siendo Sarene la más devota de los dos. Sin embargo, la religión no forma parte de sus vidas como en el caso de Hrathen.

De hecho, ya he visto antes este tipo de dinámica de religión agresiva/religión pasiva. (Me refiero a la dinámica entre los pacíficos creyentes korathi y los agresivos creyentes derethi). En Corea, donde serví como misionero mormón a tiempo completo, el budismo y el cristianismo están bastante bien representados. Sin embargo, el budismo tiene problemas porque no predica tan agresivamente como la mayoría de las sectas cristianas. No es mi intención pintar a ninguna de las dos religiones bajo una mala luz adoptando la religión agresiva como antagonista en Elantris. Sin embargo, incluso como cristiano, a menudo me preocupaba el modo en que algunos misioneros protestantes trataban a los pacíficos budistas. Yo estaba allí para enseñar sobre el evangelio de Cristo: creo que Cristo es nuestro salvador y que la gente ganará felicidad siguiendo sus enseñanzas. Sin embargo, creo que se puede enseñar sobre las propias creencias sin ser beligerante u odioso con las personas de otros credos.

El ejemplo más memorable se produjo cuando caminaba en el metro. A menudo, los monjes budistas colocaban pequeñas esteras y se sentaban a cantar con sus cuencos fuera, ofreciendo oraciones y cánticos para la gente mientras intentaban, según el principio de su religión, obtener ofrendas para su sustento. Sin embargo, junto a un monje en particular, había un grupo de cristianos con piquetes que sostenían carteles que decían «El budismo es el infierno». Apenas se podía ver u oír al monje a causa de todo el jaleo.

Supongo que esto se ha desviado un poco del material de origen. Pero bueno, este es un libro sobre una religión que intenta dominar a otra. A fin de cuentas, no creo que los deseos de Hrathen sean malos (está bien querer compartir lo que uno cree, incluso está bien pensar que uno tiene razón y los demás están equivocados). Sus métodos, sin embargo, son otra historia.

En otras palabras, creo que deberíamos ser capaces de predicar el cristianismo (o lo que sea que creáis) sin ser unos completos imbéciles. (Perdón por esta pequeña tangente. Intentaré reducir al mínimo los desplantes en el futuro).

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡Al día con todo lo relacionado con Brandon y el Cosmere!

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA OFRECERTE LA MEJOR EXPERIENCIA