Anotaciones de Elantris: Capítulo 15

No posts were found for provided query parameters.

Cuando enseño a escribir, una de mis principales filosofías educativas es que un autor debe conocer sus puntos fuertes. Si haces algo bien, aprovecha ese punto fuerte. Escribe libros que muestren lo que sabes hacer. Esto no es una razón para ignorar o no trabajar en tus puntos débiles. Sin embargo, al igual que las leyes del coste de oportunidad de la economía, cuanto más tiempo dediques a tus puntos fuertes, mayor será la recompensa que recibas. Eso se traduce en mejores libros, más posibilidades de publicación y mejores ventas.

Cada escritor es diferente. No todos podemos hacer todo a la perfección. Como escritor, una de las cosas que no hago es una prosa bonita. No creo que mi prosa sea mala, pero es algo utilitaria. Algunos autores, como Orson Scott Card, pueden convertir este minimalismo en un punto fuerte. Todavía no he llegado a ese punto; sigo escribiendo con un estilo más extravagante, pero no soy un brillante artesano de la prosa como Gene Wolfe o Ursula LeGuin. Sin embargo, creo que hago otras cosas que son mejores que las que pueden hacer ambos dos.

En cualquier caso, a pesar de ese reconocimiento, de vez en cuando escribo un párrafo que simplemente me parece hermoso. El primer párrafo del capítulo quince es probablemente mi párrafo descriptivo favorito del libro. Me encantan las imágenes y el lenguaje. Tal vez otros lo consideren trillado; después de todo, tuve que cambiar la primera línea del prólogo, que también me pareció hermosa. Sin embargo, una de las cosas buenas de haber sido publicado es que puedo mirar este párrafo en una tapa dura encuadernada y decir: «Yo hice eso».

Quizás lo más interesante de los pensamientos internos de Hrathen en estos capítulos es su convicción de que es mejor hacer cosas que le causen culpa, siempre y cuando salve las almas de las personas. Este es un enigma lógico que he considerado en varias ocasiones. Tomando la teología cristiana, que dice que un alma está mejor cuando se “salva”, ¿no sería el máximo sacrificio no morir por el prójimo, sino sacrificar de alguna manera tu propia alma para que él se salve? En resumen, ¿qué pasaría si un hombre pudiera condenarse al infierno para que otro hombre pudiera ir al cielo? ¿No sería ese acto lo suficientemente noble como para no condenar al hombre que injustamente fue al infierno? (Entra Douglas Adams, y dios desapareciendo en un soplo de lógica).

De todos modos, esa es la falacia lógica con la que veo que Hrathen está lidiando aquí. Sabe que tiene una gran culpa por el derramamiento de sangre que causó en Duladel. Sin embargo, está dispuesto a asumir esa culpa y todo el daño que conlleva para que la gente pueda salvarse. Permite que su propia alma soporte la carga, en lugar de entregársela a la iglesia. Una vez más, considero que esto es una falacia, pero ciertamente es una línea de razonamiento interesante.

Una de las principales revisiones posteriores a la venta de Elantris se produjo a sugerencia de mi agente, Joshua Bilmes. Él observó que tenía varios capítulos en los que Hrathen se limitaba a caminar, pensando para sí mismo. Le preocupaba que estas secciones hicieran que la mitad del libro se alargara un poco, y también temía que debilitaran al personaje de Hrathen. Así que, en lugar de eso, me sugirió que añadiera algo más de Telrii al libro, y así dar a Hrathen oportunidades de ser inteligente en la forma de conseguir sus objetivos.

Este es el primer capítulo que muestra una revisión importante en este sentido. En el original, Hrathen simplemente caminaba, pensando para sí mismo. Añadí a Telrii a la segunda mitad del capítulo, poniendo algunas de las reflexiones internas de Hrathen en su discusión. Corté algunas de las secciones más repetitivas y dejé las otras intercaladas entre las líneas de diálogo.

El resultado es, en mi opinión, una nueva sección muy sólida.

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡Al día con todo lo relacionado con Brandon y el Cosmere!

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA OFRECERTE LA MEJOR EXPERIENCIA