Anotaciones de Elantris: Capítulo 8

No posts were found for provided query parameters.

La economía de Arelon es una de las características interesantes de este libro. Aun así, no estoy seguro de si tal vez hice las cosas demasiado raras. La idea de que la nobleza esté ligada directamente al dinero es descrita con tanta frecuencia por los personajes que me preocupa que los lectores piensen que el sistema es demasiado tonto para haber surgido. Sin embargo, creo que al establecer que el rey es un antiguo comerciante (y al señalar cómo el sistema se creó rápidamente, para llenar el vacío tras la caída de Elantris) consigo mantener la situación económica y social de Arelon dentro del ámbito de lo posible.

Creo que con demasiada frecuencia los escritores de fantasía se contentan con dar un giro ligeramente original a la magia, ignorando que sus culturas, gobiernos y religiones son derivados. Existe esta idea del mundo fantástico “general”, y los escritores se basan en ella. Sin embargo, creo que un elemento cultural interesante puede ser tan fascinante, y tan útil para la trama, como un sistema mágico interesante. En los mejores casos, los dos se entrelazan, como lo que se puede encontrar en brillantes libros de género como Dune.

Por supuesto, el extraño sistema económico/gubernamental del libro es sólo un descendiente de otro sistema económico/gubernamental extraño. Sarene y Lukel discuten algunos de los problemas que presenta el hecho de tener una raza de gente que puede crear lo que quiera mediante el uso de la magia. Este aspecto del aonDor no se trata mucho en este libro, ya que la novela está ambientada en una época en la que la magia de Elantris no funciona. Sin embargo, hay un montón de ramificaciones interesantes que el aonDor presentaría para un libro ambientado durante el apogeo de Elantris. ¿De qué sirve el oro si alguien puede crearlo de la nada? De hecho, ¿de qué sirve un sistema monetario si todo el mundo puede tener toda la comida que quiera? ¿Qué necesidad hay de invención o ingenio frente a un grupo de personas que pueden recrear cualquier bien, por complejo que sea, con un simple movimiento mágico de muñeca?

La verdad detrás de las habilidades mágicas elantrinas es mucho más limitada de lo que Sarene o Lukel reconocen en este capítulo. Si uno se remontara quince años atrás, descubriría que los elantrinos que tenían la habilidad de fabricar materiales complejos “de la nada” eran en realidad bastante raros.

Como aprendemos más adelante en el libro, el aonDor es una habilidad muy complicada y difícil de dominar. Mientras escribía este libro, imaginé que los complicados aones que Raoden aprende a dibujar finalmente, eran sólo trampolines para ecuaciones masivas que podrían llevar semanas para planificar y escribir. Fabricar algo muy complejo requeriría una gran cantidad de detalles en la “receta” del aonDor.

Aun así, creo que la tensión entre los elantrinos y los comerciantes es una consecuencia natural de esta situación.

La escena en la que los niños hablan de arte es una de las que estuve a punto de cortar del libro en un par de ocasiones. Me preocupa que sea una de las escenas que contribuyen en exceso a la sensación de “la familia de Kiin está fuera de lugar” que a veces tiene la gente. Además, me preocupa que haya hecho que Kaise sea DEMASIADO inteligente aquí. Hay tres cosas que me hacen retener la escena. La primera es que me parece divertida. La segunda es un spoiler, así que no diré mucho al respecto. Basta con decir que quería dar a Kaise y a Daorn una buena caracterización.

SPOILER (SELECCIONA EL TEXTO CON EL RATÓN PARA LEER)

Para los lectores de spoilers, esos dos serían los personajes principales de cualquier secuela que escribiera de Elantris. Situaría el libro unos diez años después del final de éste.

La tercera razón para conservar la escena es que la puse, en primer lugar, de forma bastante intencionada. Kaise, y en menor medida Daorn, son una pequeña reacción contra El Juego de Ender. Cuando leí ese libro, y algunas de las otras obras de Scott (que, por cierto, me parecen todas brillantes) llegué a preguntarme si niños tan inteligentes como los suyos actuarían realmente como lo hacen en sus libros. No es que esté en desacuerdo con una de las mayores mentes de la literatura de ciencia ficción de nuestro tiempo, pero quería dar un giro diferente a la idea del “niño inteligente”. Así que presenté a estos niños como extremadamente inteligentes, pero también extremadamente inmaduros con esa inteligencia. No estoy convencido de que el coeficiente intelectual traiga consigo la madurez, y creo que hay un límite de “adulto” que se puede tener en un niño. Así que puse a Kaise y a Daorn para que me dejaran jugar un poco con esta idea en Elantris.

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡Al día con todo lo relacionado con Brandon y el Cosmere!

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA OFRECERTE LA MEJOR EXPERIENCIA