Anotaciones de Elantris: Capítulo 1

No posts were found for provided query parameters.

Este capítulo tiene un par de cosas interesantes. En primer lugar, no empezó originalmente con el despertar de Raoden. La primera vez que escribí el libro, lancé a Raoden directamente a la ciudad, línea uno. Esa línea original era: «No fue hasta que Raoden oyó cómo la puerta se cerraba tras él, retumbando con un impactante sonido de finalidad, que se dio cuenta de que había sido condenado».

Aunque esta línea funcionaba bastante bien, me di cuenta de que tenía que hacer un extenso flashback enseñando cómo se despertaba y asustaba a la criada, etc. Al final, me di cuenta de que se trataba de una estructura voluminosa que no aceleraba la novela, sino que la ralentizaba. Así que reescribí la primera escena para que Raoden se despertara, viera Elantris y se diera cuenta de que había sido secuestrado por la Shaod.

Mis libros suelen tener lo que se llama “curvas de aprendizaje pronunciadas”. Dicho de otro modo, cuesta un poco acostumbrarse a ellos. En general, la fantasía tiene una curva de aprendizaje pronunciada, y yo no suelo escribir historias de fantasía al uso. Me gusta llevar el género un poco al límite, introduciendo escenarios extraños y sistemas mágicos poco convencionales. Por eso tengo que tener mucho cuidado al principio de mis libros para no abrumar al lector. Este fue un buen ejemplo: tomarse las cosas con más calma, facilitando al lector una entrada más cautelosa en Elantris, resultó ser el mejor camino.

Por suerte, al final conseguí conservar la línea original con su sensación pegadiza. No suelo hacer este tipo de cosas: no creo en la idea estándar del “gancho”. Sin embargo, cuando pensaba en este libro, las primeras líneas de los tres primeros capítulos fueron algunas de las primeras cosas que se me ocurrieron. Estas tres líneas se convirtieron en la base de cómo caracterizar los distintos puntos de vista, y fueron parte de lo que me atrajo a escribir el libro en primer lugar. Si las leéis, creo que cada una de ellas tiene un poco de chispa, y espero que despierten la curiosidad. Estas tres líneas presentan a cada uno de los personajes y uno de sus principales conflictos, de forma sencilla y clara.

Para mí era importante mantener esta sensación dentro de la nueva primera escena, aunque se podría debatir que la primera línea del capítulo uno supone un pequeño error de punto de vista: estoy revelando información que el personaje desconoce todavía. Suelo evitarlo. Pero aquí, en este caso, sentí que la cohesión era más importante que el punto de vista estricto.

También hice un segundo corte bastante importante justo después de que Raoden fuera arrojado a la ciudad. Si leéis el borrador anterior, veréis que se debate un poco más con todo lo que le ha sucedido. Incluso hay un breve pasaje en el que piensa en Ien y en algunas de las palabras de sabiduría del seon. Eliminé estos pasajes porque ralentizaban demasiado el libro. Pensé que el breve examen de conciencia de Raoden al principio, en el que toma rápidamente la decisión de “mirar a la cara a la condena”, ayudaba a que la historia avanzara. Una vez más, me preocupan mis inicios (quizás demasiado) porque históricamente tienden a arrastrarse un poco. Al pobligar a Raoden a caminar por la ciudad, conseguí mantener el ritmo.

El resto de este capítulo se mantuvo prácticamente igual. En el borrador original, Galladon se llamaba Galerion. Lo cambié porque el nombre “Galerion” no encajaba con el estilo lingüístico que finalmente ideé para Duladel. De nuevo, no planifiqué tanto este libro como los que escribo ahora, y dejé que los nombres y las culturas se desarrollaran a medida que escribía. Al final, la cultura de Galerion se ha desarrollado más que su nombre. Pensé que el principal dula del libro debía tener un nombre que sonara a dula. Curiosamente, Moshe, mi editor, decidió por su cuenta que no le gustaba el nombre de Galerion. Cuando hice el cambio sugerido, se mostró muy satisfecho. Al principio, tampoco le gustaba el nombre de Raoden, pero más que nada se debía a que tenía problemas para pronunciarlo. La verdad es que me gusta mucho el nombre, pero comprendo que puede ser difícil si no entiendes la lengua aónica. Recordad: dos sonidos vocálicos duros formados por el aon, todas las demás vocales son suaves. RAY-OH-den. (Lee la guía de pronunciación para saber más).

Originalmente, en este capítulo, Galladon/Galerion hablaba con un dialecto mucho más fuerte. No obstante, estos dialectos se desvanecieron después de los primeros capítulos, y decidí que no quería que fuera tan difícil de entender. Así que volví atrás y los corté. Con todo, os daréis cuenta que Galladon conserva un dialecto bastante duro en este primer capítulo.

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡Al día con todo lo relacionado con Brandon y el Cosmere!

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA OFRECERTE LA MEJOR EXPERIENCIA