#FAQFriday

En esta sección encontraréis recopiladas las respuestas a los #FAQFriday que Brandon va respondiendo, ordenados por fecha de publicación, según las fechas que ellos mismos utilizan en su web.

Los FAQ abarcan muchos campos, desde preguntas personales, a consejos profesionales y dudas respectos al mundo y obras de Brandon. Tened en cuenta que estas últimas son casi siempre spoilers.

¿Está la Feruquimia realmente equilibrada? ¿Si aporta menos poder del almacenado, no debería esto llevar a una pérdida de poder total?

No mengua. O, bueno, lo hace –pero solo si la compones. Recibes de vuelta en proporción 1 a 1, pero componer el poder requiere un gasto del poder en sí mismo. Por ejemplo, si te debilitas durante una hora, puedes ganar esa fuerza perdida durante una hora. Aunque eso tampoco es tanta fuerza. Después de todo, probablemente no estuviste debilitado con fuerza igual a 0 durante ese tiempo. Así que, si quieres tener la fuerza dos hombres, no podrás conseguirlo durante una hora completa. Tendrás que emplear energía para compones, y después gastar la propia energía compuesta.

En términos más matemáticos, digamos que pasas una hora al 50% de fuerza. Así que podrías pasar una hora al 150% de fuerza, o quizás 25 minutos con fuerza al 200%, o tal vez 10 minutos al 250% de fuerza. Cada incremento es más duro, porque te “presiona” más y desgasta tu energía con mayor rapidez. Y ya que la mayoría de Feruquímicos no almacenan el 50% de su fuerza, si no aproximadamente el 80% de la misma (da la impresión de que es mucho más cuando lo hacen, pero no podrías obligar a tu cuerpo a soportar mayor debilidad sin riesgo de muerte) podrías quemar la fuerza de varios días en muy poco tiempo si no tienes cuidado.

Si un Feruquímico decanta calor, realmente se calienta a nivel físico, ¿o simplemente experimenta la sensación de calor?

Se calientan realmente. No es simplemente una sensación.

¿Determina el tamaño de una pieza de metal la cantidad de carga Feruquímica que puede almacenar? ¿Cómo escala, en términos de volumen?

Así es. No escala de forma tan lógica como la gente espera. Existen ciertas limitaciones. 

¿Los clavos hemalúrgicos son fabriales? ¿Un cuerpo que ha sido atravesado por un clavo es un fabrial? ¿Son los Koloss y los Kandra algo parecido?

En realidad, no. Fabrial se refiere específicamente a un fragmento de investidura que ha sido atrapado por una gema y posteriormente modificado para hacer otra cosa. La Hemalurgia es algo aparte –aunque haya algunas pequeñas similitudes. En la mayor parte de la Hemalurgia, la investidura ligada a la identidad de alguien (un fragmento de su alma) es arrancada, para después ser mágicamente imbuida en otra persona. No es lo mismo, aunque entiendo la confusión.

Los Koloss y los Kandra son algo parecido, aunque en este caso, el alma ha sido alterada utilizando un clavo investido. En el cosmere, el cuerpo intentará encajar con el alma, y por ello un alma distorsionada (el aspecto espiritual de una persona) puede tener profundos efectos en ambos mente y cuerpo.

Si tuvieras un animal por mascota, con la que pudieras comunicarte (como los daimonions en “Materia Oscura” de Phillip Pullman), ¿qué animal escogerías?

¿Puedo hacer trampas y nombrar un animal que no exista? Porque de ser así, cogería un dragón. Porque entonces tendría un animal guay con el que hablar y sería la única persona en los alrededores con un DRAGÓN.

Si tiene que ser un animal real –una especie de dragón espiritual—, escogería algún tipo de pájaro. Un loro o un cuervo. Algo que pueda volar, hacer cosas que yo no puedo, y quedaría completamente genial posado sobre mi hombro y observando a la gente.

Yar.

En relación a tus reglas de la magia, tu primera ley dice que la habilidad de resolver problemas usando la magia es directamente proporcional al conocimiento del lector sobre dicha magia. Mi pregunta viene a ser un poco lo contrario.

¿Cuál es tu opinión sobre la habilidad del escritor para crear problemas utilizando magia? ¿Tiene que saber mucho el lector sobre el sistema mágico para que puedas tener un “villano” que la use a la hora de crear problemas a los protagonistas? ¿O puedes generar obstáculos con esta magia sin que el lector sepa mucho al respecto?

Una cosa que hay que recordar sobre mis leyes, es que son leyes que concebí para mí mismo –leyes que creo que hacen que mi narrativa sea más sólida. Creo que se comportan bastante bien por lo general, pero no hay “normas” para la ficción. Hay tantas formas de hacer las cosas como personas haciéndolas.

Aun así, como con todo, TENGO una opinión :)

Utilizar magia para ocasionar problemas en una historia es un gran recurso –ya que un mayor conflicto generalmente crea una historia más convincente. Obviamente, esta no es una correlación al 100%, pero es una buena regla de oro.

Utilizar la magia como argumento del tipo “humano contra naturaleza” es una gran idea, y yo mismo la he utilizado de forma muy ventajosa. Uno podría decir que en Elantris, la magia (que está fracturada) es un antagonista principal de la historia.

Hay algunas cosas que tener en cuenta. La primera, evitar lo que mi amigo y colega Bryce Moore llama “Deus ex Wrench”. Sí, eso no funciona muy bien. Pero la idea es esta: así como solucionar los problemas porque sí, con  poderes o ventajas inesperadas, puede ser poco satisfactorio, a veces tener problemas que aparecen de la nada en una historia, puede ser insatisfactorio.

Si una presa se rompe amenazando con inundar la ciudad, la historia es mucho más consistente si sabemos que la presa está ahí: si los personajes han caminado por ella, o si algo parecido ha sucedido en algún otro lugar de la historia en paralelo. De igual manera, que la magia cree problemas inesperados, si se utiliza sin ningún tipo de medida sobre lo inesperado, puede resultar poco satisfactorio. Por ejemplo, parecería raro que el Anillo Único comenzara de repente –más allá del ecuador de la historia- a derretir a tus amigos simplemente por mirarlo.

Así como pienso que puedes crear un sistema de magia muy bueno que no tenga normas explícitas, creo que la magia se puede convertir en un gran problema en los libros si el lector/personajes no la entienden. Siendo así, en este caso probablemente la cosa tratará de asegurarse que el conflicto más grande no es ARREGLAR la magia, si no sobreponerse a ella.

Por ejemplo, si la magia en tu mundo –cuando se utiliza-  causa una lluvia que ocasiona inundaciones y mata los cultivos, una historia (según las reglas explícitas) sería encontrar la causa, y aprender el uso seguro de la magia. Pero otra historia podría tratar sobre sobrevivir a una terrible inundación, y otra sobre cómo cazar y parar a las personas que utilizan la magia. Las tres pueden utilizar la magia como un gran conflicto, pero solo una necesitaría de una explicación profunda sobre el sistema de magia a fin de conseguir una resolución satisfactoria.

Cuando todos los jueces de certámenes, lectores beta, y grupos de escritores dicen que tu trabajo está listo, pero todos los agentes indican que no están convencidos, ¿cómo encuentras aquello que haría que les encajara?

A veces, no puedes.

Algo para lo que tienes que estar preparado es que incluso la mejor pieza escrita tendrá personas a las que no guste. Esta es la naturaleza del arte –porque las personas son diferentes, y simplemente nos gustan diferentes cosas. No tiene por qué estar ligado a un juicio de valor. No hay manera de “arreglar” una pintura para que todo el mundo la aprecie. Al arreglarla, eventualmente conseguirías que le guste a otro tipo de personas distintas.

Esto no quiere decir que el nivel de habilidad se haya estancado, y que el arte no pueda ser mejorado. Solo estoy diciendo que en ocasiones, no puedes cambiar una obra para conseguir que le agrade a una persona específica, al menos, no sin transformarla en otra pieza de arte completamente distinta.

Si la crítica sincera de los jueces y los primeros lectores está genial, y si sientes que las historias que has remitido están listas, deberías seguir adelante y continuar enviándolas. Y sigue escribiendo. Elantris fue rechazada muchas veces, como también lo han sido otros tantos libros famosos. A veces, lo que los agentes quieren ver, es que puedes ser persistente.

Pero más allá de eso, si continúas escribiendo y enviando, una de las siguientes cosas sucederá:

  1. Eventualmente encontrarás un agente o editor que ama tu ficción tanto como esas personas.
  2. Crecerás como escritor y te darás cuenta de que los libros que enviaste, aunque son del disfrute de mucha gente, aún contienen grandes carencias que pueden ser revisadas (con tu nueva habilidad) para hacer de ellos un trabajo mejor para una audiencia que no te conoce.
  3. Te darás cuenta de que tus historias tienen un público, y que los agentes simplemente no se están percatando (demasiado a menudo, se pierden excelentes autores). Te auto editarás y tendrás éxito.

No puedo indicar cuál de estas opciones representa el futuro de una historia en concreto, y tampoco puedo indicar si el defecto que los profesionales ven en tu escritura es legítimo o no.

Puedo decir: sigue escribiendo, sé paciente. Si lo que quieres es que te editen al estilo tradicional, continúa enviando. Los agentes pueden ser tímidos. Si no se hacen con éxitos, no comen.

Pero escribe por ti primero, y en lo relativo a la escritura, no dejes que te arrastren a ser alguien que no eres.

Los lectores beta son algunas de las personas a las que mando versiones tempranas de mis libros para recibir feedback. Por lo general son diferentes a los lectores alpha, que incluyen profesionales de la industria como mi editor, mi agente, y mi grupo de escritura. Los lectores beta, en cambio, son fans y lectores “medios”, que sirven como una audiencia de prueba. No espero que ellos ofrezcan soluciones a problemas; si no más bien, son las personas que sirven para valorar cómo será recibido el libro por la audiencia.

La mayor parte de estas personas se engloban en dos grupos. El primero son viejos amigos que han estado leyendo mis escritos durante mucho tiempo, en cuya opinión confío. El segundo son personas que han hecho comentarios profundos en sitios como Seventeenth Shard, Tor.com, o mi página de Facebook. Por lo general son personas conocidas entre la comunidad fan que arropa mis libros –personas que gozan de buena reputación, a quienes sentimos que podemos confiarles copias tempranas de los libros, que no van a ser filtradas.

A veces escogemos fans más en general para llevar a cabo lecturas beta, pero hay MUCHÍSIMA gente que quiere realizar esta tarea-y no tantas plazas disponibles. Frecuentemente escogemos personas que poseen especial conocimiento sobre un libro que estoy escribiendo. Delego esto en mi equipo, especialmente en Peter Ahlstrom, aunque sugiero no desbordarle con peticiones. En cambio, si de verdad te gustaría ser un lector beta, participa en la comunidad fan y date a conocer allí. Otra buena forma de ayudar es encontrar errores tipográficos QUE AÚN NO HAN SIDO HALLADOS y postearlos en el hilo apropiado para el libro en concreto en Seventeenth Shard (N.T.: foro oficial en inglés). No remitáis estos errores por e-mail; hay grandes probabilidades de que Peter ya los conozca y los haya corregido en una nueva edición del libro.

Si pudieras realizar un cambio en el Cosmere que imposible realizar ahora, ¿qué sería?

Mmmmm....  Le he estado dando una vuelta a esto durante toda la semana, y tuve problemas para decidirme porque las cosas que me gustaría cambiar son más bien sobre libros individuales, y no tanto sobre el Cosmere en su conjunto. No sé si cambiaría algo sobre la historia en sí –sobre todo porque las cosas que me gustaría cambiar tendrían lugar en la era de Dragonsteel, y ese libro tampoco es canónico. Una vez lo escriba, podré cambiar cualquiera de las cosas que crea que no funcionan.

Y sobre el núcleo del Cosmere… Haría pequeñas modificaciones a la Alomancia. Nunca me ha gustado cómo la marca de los dieciséis funcionaba en El Héroe de las Eras. (Para aquellos que no lo sepan, hablo de esto en las anotaciones-estaba buscando una señal que Preservación pudiera enviar sin que Ruina se diera cuenta, así como ayuda a la humanidad). Al final, creo que esto terminó siendo un poco tosco. Otras cosas (como la desaridación en la maestría de la arena) son suficientemente pequeñas como para poder cambiarlas por el camino, pero no la Alomancia. Así que me quedaré con la espinita.

De todas maneras, en conjunto, estoy muy satisfecho con cómo se va desarrollando la mayor parte del Cosmere.

¿Cuáles son tus personajes favoritos de todos los tiempos?

Madre, soy malo respondiendo a este tipo de preguntas. Vale, personaje masculino sería probablemente Jean Valjean. Femenino… Urgh… Quizás ¿Moraine? Sioned de “Dragon Prince” también mola mucho. Doble “Urgh”. No sé. ¿Jenny, de “Vencer al Dragón”? Ha sido mucho tiempo una de mis favoritas, así que seguramente me quedaría con ella.

Si pudieras cenar con tres personajes literarios (no únicamente de los tuyos), ¿a quién escogerías y por qué? ¡¿Y qué estaríais comiendo?!

Déjame responder a esta como un personaje clásico, uno de un libro de fantasía/scifi que no sea mío, y uno de mis libros. Porque de otra forma, la pregunta abarca tanto que no podría dar una respuesta auténtica, serían demasiados.

Bien, mi personaje favorito de un cásico es Jean-Valjean. No sé lo que comeríamos, pero evitaría pedir pan…

Mi personaje favorito de un libro de fantasía que no sea mío, probablemente es Perrin, de La Rueda del Tiempo, aunque esto es medio trampa, ya que he trabajado en la saga. Así que serían o bien él, o si tuviera que escoger otro, quizás Sam Vimes de Mundodisco. Evitaríamos las salchichas al pan.

De mis propios libros, no tengo claro que pueda escoger un favorito, porque todos son mis hijos. Así que voy a enfocarlo como con quién sería más entretenido ir a cenar. Kelsier sería demasiado peligroso (nunca sabes quién va a aparecer para intentar matarle). Seguramente Shallan, porque intuyo que tendrá la conversación más interesante. No pediríamos comida de hombres porque soy demasiado flojucho, y probablemente sería demasiado picante.

Algunos lectores ya han deducido esto, por lo que no creo que incurra en un spoiler al profundizar al respecto aquí.

Hay muchas cosas raras ocurriendo ahí fuera. La más importante, referente a esta pregunta, es el tema de la Hoja. Si comparas las descripciones de la hoja descrita en el epílogo de El Camino de los Reyes con la que ha viajado con el hombre loco (referido como Taln, el Heraldo) a las Llanuras Quebradas, te darás cuenta de que son diferentes.

La que consiguen los personajes en Palabras Radiantes NO ES una hoja de Honor. Es una hoja esquirlada común y corriente (tan corriente como se las pueda considerar). No voy a concretar sobre lo que le ocurrió a la Hoja con la que llegó Taln a Kholinar, pero sí voy a decir que ES un arma diferente a la de Palabras Radiantes.

El otro tema aquí es una cuestión digamos menor, sobre si este personaje es realmente Taln, el Heraldo, o no. Algunos personajes en el mundo no creen que lo sea, aunque su punto de vista en Palabras Radiantes implique sustancialmente lo contario. No es algo específicamente relevante en la conversación por razones que comentaré más abajo –pero está tangencialmente relacionado. Porque en el Cosmere, el propósito es importante en los diferentes tipos de magia. Es teóricamente posible empuñar una hoja de Honor y no darse cuenta de cuáles son sus poderes, por lo que no podrías acceder a ellos.

Como nota, este personaje fue en realidad el personaje protagonista de la versión de El Camino de los Reyes que escribí en 2002. Un hombre que se despertó, con recuerdos persistentes de locura, que decía ser un Heraldo mientras nadie le creía –ya que no podía manifestar ningún poder, parecía haber perdido su espada, y la historia decía que los Heraldos tampoco iban a regresar.

Cuando escribí la nueva versión de El Camino de los Reyes en 2009 o algo así, una de las metas era centrarse en el hilo argumental. Incluí tantos personajes de la versión de 2002 que ninguno de ellos progresaba de forma convincente en ninguno de sus arcos, creé un fuerte elenco de personajes interesantes –pero un mal libro. Durante la nueva versión, decidí que este personaje aparecería en libros posteriores, y le exploraría allí.

En la versión de 2002, el texto era muy esquivo respecto a si Taln era o no el Heraldo. En contraposición al hecho de que simplemente podía estar loco, era uno de los argumentos y temas principales del libro. Aun así, conforme trabajaba en la nueva versión, me di cuenta de que podría ser peligroso ser demasiado vago al respecto. Mantener a la gente en vilo con la cuestión durante uno o dos libros es una cosa – esperar hasta el libro seis u ocho para trabajar el argumento de un personaje, y dejar en el aire la cuestión de si son o un heraldo todo el tiempo, parecía injusto.

Así que el texto dejará claro bastante claro en un tiempo razonablemente breve quién es esta persona. Tendrás confirmaciones antes de que profundicemos en su punto de vista en los libros más tardíos.

Así que, una recapitulación:

  1. Las espadas fueron INTERCAMBIADAS de alguna manera
  2. Alguien pudo blandir una hoja de Honor y no darse cuenta que tenían acceso a sus poderes.
  3. Este personaje puede o no ser un Heraldo en realidad, pero el texto dejará la respuesta clara, y no estoy tratando de engañarte.

¿Ha habido alguna vez una ocasión en la que hayas decidido matar a un personaje, pero que hayas cambiado de opinión porque le tenías demasiado aprecio?

Hmmm...  Estoy pensando en si esto ha pasado o no alguna vez. Creo que Adolín moría en el manuscrito original de El Camino de los Reyes que escribí en 2002. Tenía un papel mucho más pequeño en aquel libro, y lo representaba de un modo completamente distinto. Cuando hice la nueva versión, que reescribí desde cero, Adolín evolucionó de una manera completamente diferente.

Para aquellos que lo desconocen, no estaba planeado que tuviera un rol principal en el argumento, pero tuve un problema mientras escribía. Dalinar parecía inconsistente como personaje. Quería presentarle como fuerte y con confianza en sí mismo, pero al mismo tiempo le tenía preocupado por el hecho de estar volviéndose loco por las visiones que estaba teniendo.

Como concepto funcionaba, pero cuando realmente me puse a escribir, parecía que pasaba DEMASIADO tiempo dando vueltas, preocupándose por estar loco. Así que desarrollé el personaje de Adolin, para ofrecer un contraste. Dalinar, confiado (hasta cierto punto) en que veía algo real –y su hijo, quién estaba preocupado porque su padre se estaba volviendo loco.

A través de este desarrollo, y dándole a Adolín más tiempo en las páginas, se transformó en un personaje mucho más formado.

Otro ejemplo de esto sería Fantasma (N.T.: “Spook” en el original) de la saga Nacidos de la Bruma, que evoluciona para adoptar un rol mucho más amplio del que tenía planeado al principio.

Hay otra categoría –pero podría incluir spoilers de algún libro venidero. Hablaré sobre ello eventualmente.

¿Pueden los portadores de Fragmentos dejarlos voluntariamente? Creo que esto es lo que vemos que ocurre en cierta novela larga, pero, ¿puede un Recipiente hacer esto? Y de ser así, ¿se fragmentaría el poder rápidamente tras su liberación?

Sí, un recipiente de un Fragmento de Adonalsium puede abandonar su poder si lo desea.

Sobre lo que pasaría… Aquí hay diferentes variables. Del tipo de las variables que afectan a en qué le pasaría a un cubo de agua si lo lanzas. Depende de donde caiga, de la fuerza del viento, cómo es el aire.

Si se le deja suelto, un poder abandonado como este, podría acabar fragmentándose y transformándose en algo como los sprens/seones. Se podría convertir en algo más parecido al Padre de las Tormentas –una entidad grande y autoconsciente-. Podría transformarse en algo como los Dor o muchos de los “no-creados” –algo protosintiente, pero sin ser plenamente un individuo-. También existen otras posibilidades, dependiendo de un montón de factores. (¿Hay seres conscientes implicados? ¿Qué se está haciendo con este poder? ¿Se está concentrado en el Reino Espiritual como siempre, o se le está llevando a algún otro lugar?)

En quienes te vas a centrar más en el futuro, ¿los Heraldos o los Radiantes?

Creo que probablemente debería usar un RAFO con esta. Vamos a profundizar bastante en los Radiantes como órdenes. ¿Pero en los radiantes como individuos? Depende de a qué te refieras. Kaladin está encauzado en la vía de convertirse en uno de ellos, aunque aún no lo sea, como Teft suele puntualizar. Así que si te refieres a enfocarse en los Caballeros Radiantes existentes, tendremos que ver si alguno consigue realmente convertirse en uno.

Los Heraldos son parte fundamental de la historia en su conjunto, por lo que el Preludio se centra en ellos. Desde que alguien apareció al final de “El Camino de los Reyes” afirmando ser uno de ellos, creo que ciertamente puedes esperar que eso atraiga cierta atención. Quiénes son cada uno de los Heraldos y cuáles fueron sus naturalezas es importante.

¿Veremos más discusiones filosóficas como las que hay entre Jasnah y Shallan?

Esos temas son muy importantes para Shallan y Jasnah, y por extensión para otros personajes como Dalinar, por lo que verás mucho más de ellas seguro. No lo incluiría si no fuera muy importante para los personajes. Y lo que es importante para los personajes tiene una gran influencia en la trama.

Si hay que creer en lo que ocurre en la Quinta Parte al final de El Camino de los Reyes con Dalinar, hay un enigma teológico muy interesante en este mundo. Algo afirmando ser Dios también afirma haber sido asesinado. Lo que por una parte lleva a que un ateo esté en lo cierto, y a su vez errado. Cuando Jasnah y Dalinar se juntan, puedes esperar una discusión sobre lo que significa ser ateo, cuando hubo un Dios pero ese Dios ahora está muerto. ¿O quizás  ella diría que obviamente no hubo un Dios? Esos círculos de pensamiento son muy fascinantes para mí y para los personajes.

¿Son los “Diez Locos” la antítesis de las diez órdenes de los Caballeros Radiantes?

Diez es un número muy importante a nivel mitológico en el mundo. Los Diez Locos son, en esencia, lo opuesto a los Diez Heraldos, que son representados como un ideal. (Esos ideales serían luego adoptados por los Caballeros Radiantes, por lo que sí, hay una conexión –pero hay una diferencia entre ellos).

Has dicho que fue gracias a tu trabajo en La Rueda del Tiempo que has sido capaz de hacer justicia a esta historia. ¿A qué te referías?

La rueda del Tiempo me forzó a llegar al límite como autor y me forzó a aprender a hacer malabares con diferentes puntos de vista. No había tenido mucha práctica escribiendo secuelas o planeándolas, y entonces tuve que escribir la decimosegunda entrega de una saga de catorce libros (N.T.: en su versión inglesa, La Rueda del tiempo consta de 14 libros). Me enseñó muchísimo sobre cómo trabajar con secuelas.

Además, ver cómo Robert Jordan trabajaba con sus previsiones me enseñó mucho sobre como preparar acontecimientos a lo largo de una saga extensa. Pero en general diría que más que nada es jugar con los diferentes puntos de vista, aprender cómo asegurarse de que todos los personajes hacen sus apariciones, que disfrutamos del conjunto, y que todo está equilibrado sin perderse por el camino.

Estoy confuso con respecto al paso del tiempo en El Archivo de las Tormentas. ¿Podrías ayudarme a convertirlo a cosas equivalentes en la Tierra?

Un año Roshariano son 500 días, los cuales duran unas 20 horas, por lo que el año Roshariano equivale a 1.1 años terrestres.

¿Sería posible tener una Shardgun (Hoja Esquirlada en forma de pistola)?

¡RAFO! (N.T.: “Read And Find Out” es el término que utiliza Sanderson para evitar spoilers y animar a sus lectores a que lean y descubran por sí mismos las repuestas a este tipo de preguntas)

Si un libro de fantasía tuviera un mal final (infeliz), ¿afectaría a las ventas, el rating de Goodreads, y la satisfacción en general de los lectores? ¿Publicarían siquiera los editores un libro de fantasía con un final malo?

¡Esta es una cuestión muy interesante que preguntar! Voy a preparar el terreno indicando un par de cosas.

La primera, es que hay una diferencia entre un final INFELIZ y uno INSATISFACTORIO. Son dos cosas completamente distintas. Por ejemplo: muchas tragedias clásicas son historias con momentum encaminados al infortunio. Un ejemplo de fantasía moderna sería alguna de las obras de George R.R. Martin, donde los libros suelen tener finales trágicos, con los protagonistas derrotados o muriendo. (Bueno, su saga no ha terminada todavía, así que no hay forma de saber si el final será trágico o triunfante).

Aun así, estos libros siguen siendo satisfactorios. La pauta de estas historias implica que ocurrirán eventos trágicos –y la tristeza es una emoción muy poderosa. En parte, las historias existen para explorar las emociones. Si una historia está bien construida, y es narrada con maestría, el lector se sentirá SATISFECHO con el final incluso si este es trágico. Sentirás, “Hacia aquí es dónde la historia estaba encaminada. Aunque no me gusta lo que ha sucedido, hay belleza en su naturaleza trágica”.

Muchas historias “largas” suelen tener un final agridulce pero equilibrado. Algunas cosas se consiguen y otras se pierden. Como suele decirse en Roshar, no todo es sobre la última página, si no sobre si el camino hasta allí ha valido la pena.

Así que, en respuesta a tu pregunta, mi instinto me dice que la tristeza del final de la historia no tiene una relación directa con las ventas, el rating de Goodreads, etc. La calidad y un manejo pobre del material podría afectar a estas cosas definitivamente, pero un final feliz o no, no será tan relevante. Claro que los editores publicarían algo con un final triste. Fíjate en el trabajo de algunos creadores (incluyendo aquí ambos Shakespeare y Star Wars) las partes más populares y que más han calado FUERON aquellas con finales tristes.

(Fíjate que SÍ creo que algunos lectores no estarán contentos con un final aciago, pero a otros no les gustará tampoco uno que sea demasiado limpio y feliz. Cada persona tiene su opinión. Simplemente creo que al final, más o menos tendrás el mismo número de personas en uno y otro lado).

Dicho esto, tú te refieres a un final “malo”, equiparándolo con algo triste. Por continuar con la discusión, yo lo llamaría un final triste para un libro optimista hasta ese momento, con un giro en la cadencia de los acontecimientos justo al final, inesperado, que deja al lector frustrado. Este sería un final que desafía por completo las convenciones del género. La heroica historia de aventuras, donde el héroe muere de forma inesperada al final, o el romance estilo Jane Austen en el que al final el amado huye con alguna otra dama.

Habrá un subgrupo de personas que adorarán este giro, pero en mi opinión, si el libro no ofrece las pistas apropiadas al principio, redundará en que sea menos viable a nivel comercial. Con todo, no creo que ello sea motivo para no intentar algo así como escritor, pero sí diría que provocará que cueste más que encaje con la audiencia.

Qué pregunta tan interesante. La responderé en unos momentos, pero me gustaría remarcar que por lo general no me resulta llamativo utilizar los personajes de otro escritor. Los únicos  sobre los que estaba interesado en escribir eran los de La Rueda del Tiempo, y de alguna manera, eso terminó sucediendo.

Por lo general, cuando pienso sobre un personaje que me encanta, mi mente empieza a desgranar el “Por qué”. Me fijo en el efecto que tiene sobre mí, y qué es lo que realmente aprecio de ellos –qué es lo que hace este personaje, que hace que la historia que resulte tan fascinante. Normalmente, si consigo averiguarlo, puedo empezar a crear nuevos personajes haciendo uso de ello, y de otros recursos –y eso es lo que me entusiasma.

Dicho esto, ¿a quién traería al cosmere, si tuviera la oportunidad? Voy a tomar una estrategia diferente a la que, seguramente, esperaríais. Cogería algunos de mis villanos favoritos de otros medios, porque sería interesante ver cómo reaccionarían los personajes. Si Magneto tuviera que vérselas con un mundo de gente con magia ¿cómo reaccionaría, y cómo reaccionarían los personajes a él? ¿Y con Moriarty? ¿Javert? (Okay, Nale ya tiene algo de Javert en él).

¿Cthulhu? Nah. Eso ya es pasarse.

Me pasa constantemente.

La grandeza nace muchas veces de la audacia. De un intento temerario, terco, de hacer algo que todo el mundo te dice que es estúpido. A veces, las mejores ideas son las que no puedes expresar brevemente, porque el simple hecho de condensarlas arruina su desempeño. Reduce una sinfonía a tres notas, y parecerá algo vulgar. Algunas ideas se pueden resumir con facilidad. Con otras, intentar explicarlas es como intentar ayudar a alguien a escalar el Everest después de que hayan dicho “Me gustaría tomar la vía rápida, gracias”.

Como escritor, creces acostumbrándote a decir “Funcionará una vez lo tenga escrito”. Te habituarás a decir “Puedo hacerlo, aunque todo el mundo me diga que no puedo”. De base, convertirse en escritor suele hacerse desafiando al propio sentido común.

Y a veces, te equivocas. Intentas demostrar que la idea funciona, es TUYA… Y simplemente, no funciona. Estás convencido de que es tu capacidad, y no la idea. Si tan sólo pudieras encontrar la manera…

Esto ocurrió varias veces en La Rueda del Tiempo. “El Río de las Almas” (N.T.: En inglés River of Souls), la famosa secuencia eliminada correspondiente al punto de vista de Demandred, es una de ellas. La excursión de Perrin a través de los Atajos en el libro 20 es otra (N.T.: En castellano, La Rueda del Tiempo se publicó en 20 tomos, mientras que en inglés son 15. Espero que se corresponda al 20). Al principio encaucé a Perrin decidiendo que seguiría el Atajo de las Hojas hacia el grupo, pero no estaba muy convencido. Más que nada, estaba en una sesión de brainstorming con el Equipo Jordan, barajando posibilidades sobre cosas que pudieran completar el arco de Perrin de forma inesperada.

La edición décimo aniversario de Elantris contiene algunas escenas eliminadas, y las anotaciones explican cómo en ese libro, al principio había decidido que Hathren acabara siendo de una nacionalidad distinta (en secreto), como un giro final. ¡El hombre que estaba haciendo todas estas cosas horribles siempre había sido de Arelon!

Era una estupidez. Socavó gran parte de su arco argumental. Era un giro para dar paso a otro giro, en un libro que ya había tenido bastantes. Las reacciones tempranas de los lectores alpha me ayudaron a darme cuenta de ello.

Últimamente, he estado intentando hacer algunas cosas con el trasfondo y “cosmología” para las historias de Stephen Leeds (también conocido como Legión), pero Peter no está convencido. Veremos si esto acaba siendo un “Funcionará una vez lo tenga escrito” o un “esto es un giro innecesario, Brandon”.

Probablemente Final Fantasy X. Por aquel entonces trabajaba en un hotel en el turno nocturno, y escribía mucho intentando que me publicaran. Volvería a casa cada mañana a las siete de la madrugada y jugaría un par de horas solo, en la quietud del apartamento, pensando sobre mis propias historias, experimentando la historia del juego.

A parte de esta, yo diría, sinceramente, que el juego qué más tiempo me ha absorbido fue el X-Wing original, que realmente me hizo sentir como si fuera un piloto de X-Wing de verdad, ya sabes... ¡Friki de Star Wars! ¡Fue muy divertido! En muchos aspectos, desde entonces, los juegos ambientados en el espacio no han logrado hacerme vivir una experiencia a los niveles que lo hizo aquel juego.

Una de las cosas a tener en cuenta es que desarrollé este libro antes de que Nacidos de la Bruma fuera publicado. A veces me pregunto si la gente va a decir: “Oh, primero utilizó los metales, y ahora utiliza cristales”. Pero esas ideas nacieron de forma independiente en mi cabeza. Debéis saber que hay una teoría unificadora de la magia para todos mis mundos (una lógica entre bastidores). Así como mucha gente cree en la existencia de una teoría unificadora de la física, yo tengo una teoría unificadora de la magia dentro de la cual intento trabajar para construir mis mundos. Como científico de sillón (N.T.: “armchair scientist” hace referencia a una revista homónima publicada de 1929 a 1940, cuyo nombre asentó esta acepción), creer en una teoría unificadora me ayuda. Siempre estoy buscando maneras interesantes en que la magia pueda ser transferida, y maneras interesantes en que las personas puedan convertirse en usuarios de la magia.  No quiero simplemente caer en las vías tradicionales. Si te fijas en muchas novelas de fantasía (y esto es lo que hice en Nacidos de la Bruma para que no estuviera del todo mal, y si lo está, yo soy parte del problema) gran parte de la magia es algo con lo que simplemente naces. Naces con este poder especial que es o bien genético, o bien ha sido interpuesto por el destino, o algo del estilo. En mis libros quiero formas diferentes e interesantes de que esto ocurra. Es por ello que en El Aliento de los Dioses, la magia es simplemente la habilidad de acumular la fuerza vital de otras personas, y cualquiera que lo haga es un practicante de magia. En El Camino de los Reyes estaba buscando una especie de contenedor. Básicamente, quería baterías mágicas, porque quería encaminar esta saga hacia el desarrollo de tecnología mágica. El primer libro solo muestra pistas, en algunas obras de arte y en algunos de los acontecimientos. Hay un momento en el que la chimenea de uno de los personajes es reemplazada con un artefacto mágico que crea calor. Y se siente un poco triste, pensando algo como: “Me gustaba mi chimenea, pero ahora puedo tocar esto y que cree calor, que también es buena cosa”. Pero estamos siendo testigos del nacimiento de esta era, y por ello quería algo que funcionara más como una magia mística dentro de una persona y que pudiera ser la base  para una magia mecánica. Esta era una de las cosas. Otro aspecto importante es que siempre me gusta tener una representación visual, algo en mi magia para enseñar que las cosas no están pasando simplemente de forma abstracta, si no que puedes ver cómo suceden. Me encanta la representación de las gemas corazón brillando. Cuando escribí Nacidos de la Bruma utilicé el Quemar metales (metabolizar metales), porque es un proceso natural y es fácil hacer la conexión. Aunque sea un poco raro en algunos aspectos, es natural en otros: nosotros metabolizamos comida y así es como conseguimos energía. La idea de un objeto brillante, iluminado y repleto de luz, es una conexión natural para la mente: es una fuente de poder. Y dado que estaba trabajando con las altas tormentas, quería alguna manera de atrapar la energía de la tormenta para utilizarla. Las gemas fueron el fruto de ello.

Esta es una pregunta realmente complicada de responder. ¿Haces énfasis en que la historia sea específicamente de fantasía, o no? Una historia buena de verdad tratará sobre personajes increíbles de los que te enamoras. Más allá de esto, necesitarás un argumento realmente bueno. No puedes separar esas piezas cuando escribes una gran ¡historia de fantasía, porque aunque creo que la construcción del mundo tiene que ser increíble, si tienes personajes terribles y un terrible argumento, no importa qué tan bueno sea tu mundo, no vas a conseguir una buena historia.

Dicho esto, la base para escribir una gran historia de fantasía en contraposición a otro tipo de ficción, asumiendo que ya has construido bien tanto el argumento como los personajes, es llegar hasta esa sensación de asombro. Qué es lo maravilloso de este lugar que haría que la gente quisiera vivir aquí, o se sintiera fascinada por él? ¿Qué es lo que va a despertar su imaginación?

La literatura fantástica trata sobre escribir libros que no podrían tener lugar en nuestro universo. Para mí, esa es la línea que la separa. En la ciencia ficción existe la especulación “Esto podría pasar aquí”, “Esto sería extrapolar la ciencia más allá de los límites conocidos, pero podría funcionar”. En la fantasía, decimos: “No, esto no podría funcionar con nuestras reglas, con nuestras leyes del universo”. Es precisamente centrarse en esto último lo que hace al género atractivo. Así que tienes que conseguir hacer eso bien.