Anotaciones de Elantris: Capítulo 16

No posts were found for provided query parameters.

El recuerdo que Raoden tiene de Ien al principio de este capítulo resume bastante bien lo que son los seones. Muchos lectores me han pedido más información sobre ellos, y en algún momento la daré. Sin embargo, en este libro, simplemente hay que saber que son lo que parecen. Sirvientes vinculados por amor, más que por el deber, la fuerza o la paga.

La inspiración original para seones surgió, en realidad, cuando estaba en el instituto. Visualmente, me inspiré en la serie Passage, una colección de cuadros de Michael Whelan. Cada cuadro de la serie contenía pequeñas burbujas flotantes con lo que parecían ser las llamas de una vela en su centro. Al mismo tiempo, se me ocurrió la idea de una historia. Cuando la escribí, incluí un grupo de bolas de luz conscientes de sí mismas.

Esa historia no llegó a ninguna parte. Seis años más tarde, sin embargo, comencé Elantris. Quería un compañero para Sarene, y sabía que necesitaba a alguien sabio y prudente para contrarrestar su personalidad a veces temeraria. Ya había decidido utilizar los caracteres de los aones, y me planteé transformar mi vieja idea de las bolas de luz en aones resplandecientes. A medida que el personaje de Ashe empezó a desarrollarse, me di cuenta de que tenía algo bastante fuerte, y empecé a construir la mitología y la magia que hay detrás de los seones.

La última adición a la historia con respecto a los seones es la idea de “el paso”. Sólo hablo de ello unas pocas veces, pero en los primeros borradores no tenía ninguna indicación definitiva de que una persona y su seon estuvieran vinculados. El único indicio era lo que ocurría con los seones cuyos amos eran capturados por la Shaod. Cuando Moshe me preguntó sobre esto, decidí que incluiría un poco más de información, y añadí un par de referencias al “paso” de los seones en el libro.

Raoden se enfrenta finalmente a Taan en este capítulo. En cierto modo, las tres bandas que Raoden tiene que derrotar representan tres cosas que los propios elantrinos deben superar. La primera es su soledad, representada por la actitud excluyente de Karata. La segunda es la autocompasión, representada por la locura indulgente de Taan. La última es su dolor, representado por los salvajes de Shaor.

La forma, por tanto, de derrotar a Taan era dirigir su atención fuera de sí mismo. La autocompasión se derrite cuando se enfrenta a cuestiones más amplias, como la belleza y la maravilla de Elantris en sí misma. Me preocupa que esta escena sea demasiado melodramática, pero siempre he dicho que la diferencia entre el drama y el melodrama es el grado de compromiso del lector con la historia. Si todo funciona como debería, esta sección debería parecer poderosa, en lugar de exagerada.

Sin embargo, creo que los argumentos de Raoden son un poco demasiado filosóficos para su público. Lo he hecho intencionadamente. Raoden es un hijo de los privilegios, y es algo así como un pensador. Sus argumentos filosóficos son probablemente lo primero que él mismo consideraría, por lo curiosos e interesantes que son. Sin embargo, no logra el éxito con esta gente hasta que se dedica a observaciones más prácticas. En realidad, su mejor aliado en esta escena fue la forma en que rompió la tensión y la pasión del momento. Una vez que el ímpetu de Dashe desapareció, no pudo convencerse de continuar.

SPOILER (SELECCIONA EL TEXTO CON EL RATÓN PARA LEER)

En capítulos posteriores se observará que aquí la victoria de Raoden no fue tan completa como con la banda de Karata. Esto se debe principalmente al hecho de que los seguidores de Taan no estaban tan comprometidos con él como lo estaban los de Karata. Aunque sigo viéndolo como una victoria para Raoden, el hecho de que muchos de los seguidores de Taan encuentren su camino hacia el campamento de Shaor implica que sus esfuerzos tuvieron algunos efectos secundarios graves.

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

¡Al día con todo lo relacionado con Brandon y el Cosmere!

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA OFRECERTE LA MEJOR EXPERIENCIA