Lectura conjunta: Oathbringer, capítulos 25-27

Hoy nos llegan de la mano de Tor los capítulos 25, 26 y 27.

Podéis leerlos y debatirlos aquí.

Chapter 22: The Darkness Within

Adolin y Shallan se encuentran ya en presencia de la viuda de Sadeas, Ialai. Y si bien el hijo de Dalinar no siente sorpresa alguna ante la hostilidad de su anfitriona, Shallan queda en estado de shock tras encontrarse con Mraize bajo el mismo techo (máxime cuando este lleva una especie de pollo verde en el hombro).

Mientras Adolin e Ialai discuten sobre la muerte de Sadeas,  Shallan es enviada con muy poca sutileza a por té, y aunque a priori esa forma de deshacerse de ella le parece indignante, aprovecha la ocasion para hablar con el miembro de los Sangre Espectral, quien afirma estar vigilando a la esposa de Sadeas por los intereses de su organización, de la cual Shallan intenta desmarcarse negando sus  pertenencia a la misma. Pero Mraize le recuerda que ella ha estado usando su símbolo sin ningún tipo de reparo cada vez que ha querido recopilar información. Pese a todo no parece enfadad. Es más, le concede el uso de la autoridad de su grupo, mientras afirma que le hara falta para el trabajo que piensa encargarle.

Si bien Shallan no esta dispuesta a colaborar con él al principio, cambia de parecer cuando descubre que la tarea es precisamente acabar con el mal que parece estar instalado en Urithiru, y además Mraize le promete que a cambio recibirá información sobre Helaran, su hermano fallecido.

Adolin finalmente convence a Ialai de que su padre no es el asesino de Sadeas y le recalca que piensa investigar el asunto a fondo, pero ella deshecha sus esfuerzos diciendo que ha contratado a su propio investigador... Amaram.

Una vez finalizada la reunión, Adolin deja atrás los aposentos junto con Shallan, comentando lo mucho que va a gustarle a Kaladin saber que Amaram se encuentra ahora bajo la protección de Ialai, con quien está colaborando para desentrañar el asesinato de su difunto esposo. Y es en ese preciso instante, caminando de vuelta, cuando tras verse  sorprendidos por una commoción en el exterior preguntan a un soldado qué es lo que está sucediendo, quien les informa les una Alta Tormenta por fin ha vuelto.

 

Chapter 23: Storming Strange

Durante su peregrinaje por ayudar a los parshendi en su huída, Kaladin percibe la cercanía de la tormenta, y decide buscar refugio para el grupo. Tras conseguir hacerse pasar por el siervo de un alto príncipe, para disfrazar a los parshendi como un ejercito en marcha, hallan resguardo en una aldea. Después de dejar entrever algunas amenazas con las que atajar la posible curiosidad del dueño del refugio y evitar que alguien mire al "ejercito" logra resguardar a todos los Parshendi (que han aumentado en número durante el camino) justo a tiempo para la tormenta.

Mientras Syl continúa evadiando al vaciospren, este se se aparece sin previo aviso ante Kaladin, quien intenta disimular para hacerle creer que jamás ha visto un ser semejante.

El pequeño spren amarillo, que también ha tomado la forma de una mujer, se le acerca para hacerle varias preguntas inquisitivas, dejando entrever que sabe que los humanos normales no tiene la capacidad de anticipar las altas tormentas, y le pregunta abiertamente si él luchará llegado el momento luchará por ellos.

Kaladin espera poder recuperar su vinculacaña para mandar un mensaje a Navani, y se pregunta si esta obrando bien al rescatar a los parshendi, mientras le invade una creciente preocupación por el estado del resto del mundo y Urithiru.

 

Chapter 24: Men of Blood and Sorrow

Mientras tanto, en Urithiru, parece que poco a poco Dalinar está recuperando varios recuerdos de su esposa, cómo era ella físicamente, la pasión que había sentido  al principio por la joven y esbelta Evi (si bien no recordaba haber sentido amor), y otros detalles fugaces que le llevan a cuestionarse porqué es precisamente ahora cuando vuelve poco a poco ese concreto recuerdo de las primeras veces que estuvieron juntos.

Aparentemente, parece ser la primera persona en sobreponerse a la maldición de la Vigilante Nocturna, cosa que según Navani que ha investigado el tema parece algo imposible.

Fuera, la primera alta tormenta por fin ha regresado recargando las necesitadas reservas de luz tormentosa de su gente, y gracias a ella espera que el primero de sus aliados llegue a la ciudad. Esta llegada se produce mediante la activación de una puerta jurada gracias ala cual viajan Taravangian y su séquito, entre el cual se encuentra la misteriosa Radiante Malata.

Por su forma de comportarse, y por la necesidad de apoyo constante de Taravangian, la impresión que se forma Dalinar del rey de Karbranth es la de un hombre de escasa inteligencia, prácticamente un completo estúpido (segun cree por una enfermedad que le dejó en ese estado). Pero nada está más lejos de la verdad, pues parece que Taravangian solo se está haciendo el tonto para poder plantar en Dalinar la semilla de una conquista bélica del resto del continente.

Dalinar rechaza el uso de la fuerza que desemboque en una conquista violenta como ya sucediera en otros tiempos para unificar el reino, y sin embargo parece que pese a esa negativa, la idea sugestionada se abre paso en su mente.

About Author

Sasori

Héroe de los gatos, entrenador Pokemon, traficante de skittles, inventor de rumores, admirador secreto, duelista con pistolas de agua, amante de los libros.

Leave A Reply