Entrevista – 17th Shard – Shire Post Mint

Hoy, Helen Maringer de Shire Post Mint ha dedicado amablemente su tiempo para entrevistarse con nosotros. Shire Post Mint tiene una campaña de Kickstarter para crear monedas de Nacidos de la Bruma (LINK NUESTRO), y ya ha recaudado un importe ocho veces superior al necesario. Finaliza el 28 de octubre. La última meta representaría que los patrocinadores recibirían monedas ennegrecidas con ceniza. ¡Échadle un ojo!

¡Gracias a Helen y a Shire Post Mint por hacer esto, y por crear monedas increíbles!

¿En primer lugar, Que es lo que os llevó a querer crear monedas de fantasía como negocio?

Cuando era pequeño, Tom Maringer coleccionaba sellos y monedas, por lo que siempre ha sentido afinidad por el mundo de las monedas. De niño viajó con sus padres, mayormente por Europa, y frecuentemente solía decir que mirar las monedas y su tacto en el bolsillo era la mejor forma de “aterrizar” y hacerse con el lugar en medio de todas esas nuevas experiencias. Más tarde, cuando leyó por primera vez “El Señor de los Anillos”, había una línea sobre los peniques de plata cuando los hobbits compraron al póney Bill. Quería saber cómo eran esos peniques y esa idea jamás desapareció. Entre 1970 y 1980, Tom trabajó como herrero haciendo espadas y cuchillos personalizados. Le comentó a un amigo que le gustaría hacer monedas algún día, y en cuestión de pocas horas se vio con una vieja prensa de tornillo (datada entre 1700 y 1800) para hacer monedas. Después de varias pruebas, creó un penique de plata para saber por una vez cómo era y qué tacto tenía. Podría haber parado ahí, pero entonces publicó una foto online para enseñárselo a algunos amigos, y la moneda tuvo una acogida abrumadora. Poco después, en 2003, le pusieron en contacto con George R.R. Martin y empezó a hacer monedas para Essos y Westeros, incluyendo (por supuesto) La Moneda de Hierro del Hombre sin Rostros. A esas alturas, Shire Mint Post aún era un hobby de fin de semana para Tom. No fue hasta el apabullante éxito de la serie de HBO Juego de Tronos, que el tráfico de la y los pedidos se incrementaron y Tom tomó la decisión de desarrollar la acuñación como su negocio a tiempo completo. Desde entonces, la empresa ha desarrollado monedas de varias licencias, incluyendo El Señor de los Anillos, a lo cual Tom guarda mucho cariño. Shire Post Mint tiene ahora 7 empleados, 4 de los cuales son de la familia Maringer. Así que de momento somos una empresa pequeña, pero enorme en comparación a como empezó.

¿Cómo fue trabajar con Brandon y su equipo en estas monedas?

Es maravilloso trabajar con ellos. Tenían ideas específicas sobro cómo tenían que ser las monedas desde el principio. Aunque pueda parecer que ello haría que el proceso fuera más complicado, en realidad lo simplificó. En nuestro taller tenemos muchísima flexibilidad en lo referente al tipo de monedas que podemos realizar, por lo que al final, unas directrices claras llevan a obtener una moneda más satisfactoria.

¿Qué es lo que os atrajo de realizar monedas de Nacidos de la Bruma en particular?

¡Es una asociación perfecta para nosotros! Cada vez que aparecen monedas en libros de ficción, empezamos a pensar cómo podemos hacerlas realidad. Brandon creó las monedas de Nacidos de la Bruma para que ser empleadas como armas y como un método de viaje más allá de la típica función pecuniaria. Ello representa una forma única de usar las monedas, y nos encanta. Después de trabajar con George R.R. Martin, sabemos que  cada vez que una moneda se menciona específicamente, se genera muchísimo más interés y emoción, en comparación con una moneda bonita que simplemente existe. Además, la Alomancia basada en metales de Nacidos de la Bruma ocupa un lugar especial en nuestros corazones. El padre de Tom es metalúrgico y el propio Tom tiene un grado en Geología y ha trabajado en la industria minera, por lo que todo el mundo en el trabajo ha acabado siendo un friki de los metales.

Vemos un montón de diferencias sutiles entre las monedas de Era 1 y Era 2, como la erosión, el desgaste y un mayor número de irregularidades en las monedas de la Era 1 en comparación con aquellas más modernas y de calidad uniforme de la Era 2. ¿Cómo fue explorar dos momentos de la historia en el mismo mundo?

Resumiendo: fue genial. En nuestras anteriores monedas, incorporamos muchos guiños a la historia y estilos de acuñación a través del tiempo, a veces cambiando estilos dentro de los mundos para resaltar esas diferencias. Este es el primer proyecto donde esas diferencias estaban tan marcadas. Creo que este proyecto también ha implicado uno de los mejores usos de nuestro único taller en términos de explorar esas pequeñas diferencias y sacarlas a relucir en el metal. Sustrajimos esas diferencias de diferentes formas: con el grabado, la acuñación y la pátina. Woody Maringer, nuestro grabador, utilizó diferentes estilos para traspasar el arte de Isaac y Ben al acero del troquel de la moneda. En las monedas de la Era 1, hizo que los símbolos del alfabeto de acero se vieran un poco menos pulidos. El símbolo del cobre en el clip es el mejor ejemplo de estas diferencias en el grabado: en el clip de la Era 1 el símbolo no es tan suave, se parece más a algo que habrías labrado con tijeras sobre madera. En cambio, en el clip de la Era 2, la superficie del metal sobre el símbolo es perfectamente liso ya que el trabajo con metales de la Era 2 sería mucho más refinado. También puedes observar que el símbolo de cobre de la Era 1 está grabado con el diseño sobresaliendo del metal, mientras que en la Era 2 el símbolo del cobre está hundido en el metal (talla). Los diseños tallados son más complicados de grabar y rara vez se ven en monedas antiguas.

Después de que esos diseños se hayan grabado en acero para herramientas, se endurecen gracias a un proceso de horneado y se montan en una de nuestras prensas antiguas.  Por lo general, realizamos la mayoría de nuestras monedas en una prensa de 1800, pero acabamos de recibir una prensa nueva (bueno, nueva para nosotros) restaurada que también pudimos utilizar para este proyecto. ¡Es una prensa de 110 toneladas de presión, que fue una de las seis utilizadas para elaborar Cuartos en la Casa de la Moneda de Denver en 1930!